El Omega Speedmaster, un reloj para viajar a la Luna


Misión espacial del Gemini 4, en junio de 1965
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Fuente de muchos mitos y leyendas, OMEGA Speedmaster lleva medio siglo siendo la elección de los astronautas y las agencias espaciales. Este objeto “común” se ha convertido en uno de los relojes más famosos del mundo y está relacionado con varias de las mayores aventuras espaciales de la humanidad, lo que le ha valido el sobrenombre de “Moonwatch”.

Con su lanzamiento, en 1957, el Speedmaster cambió instantáneamente la imagen del cronógrafo de pulsera. Presentado originalmente como parte de la línea Seamaster, este cronógrafo fue el primero que tuvo la escala de taquímetro en el bisel, una primicia mundial que afianzó la posición del Speedmaster como el cronógrafo más icónico creado nunca.

La relación del Speedmaster con la exploración del espacio comenzó en 1962, cuando los astronautas de la NASA Walter “Wally” Schirra y Leroy Gordon “Gordo” Cooper adquirieron sus primeros relojes de vuelo: sendos modelos Speedmaster de segunda generación, con la referencia CK2998. Estos cronógrafos personales iban a utilizarse en los próximos vuelos del programa Mercury. Y, sin duda, el primer Speedmaster que voló en una misión espacial fue el CK2998 propiedad de Schirra, durante la misión Mercury-Atlas 8 (Sigma 7).

Dos años y medio después, hacia el final del programa Mercury, los astronautas solicitaron al director de operaciones, Deke Slayton, que se los dotara de un reloj oficial, para utilizarlo durante los entrenamientos y finalmente los vuelos. Como todos los componentes del material de dotación del programa Mercury estaban siendo revaluados y rediseñados para los próximos programas Géminis y Apolo, el momento no podía ser más oportuno.

Las pruebas para determinar la capacidad del OMEGA Speedmaster eran exhaustivas hasta el límite
Las pruebas para determinar la capacidad del OMEGA Speedmaster eran exhaustivas hasta el límite

En septiembre de 1964, Deke Slayton emitió un memorándum interno donde indicaba la necesidad de un “cronógrafo muy duradero y preciso, para ser utilizado por las tripulaciones de los programas Géminis y Apolo”. El documento llegó al escritorio del ingeniero James Ragan, quien envió a diferentes fabricantes una “Petición de Presupuesto” y una hoja de especificaciones para cronógrafos de pulsera. De las marcas consultadas, solo respondieron cuatro y James Ragan solicitó tres relojes a cada una. La petición destinada a OMEGA se recibió en la filial estadounidense de Nueva York, que propuso y envió tres Speedmaster con la referencia ST105.003.

Las pruebas que siguieron fueron literalmente diseñadas para provocar la destrucción de estos relojes. Se los sometió a temperaturas de 71 a 93 °C durante un período de dos días, tras el cual se enfriaron hasta -18 °C. Fueron situados en una cámara de vacío a 93 °C y enfrentados a una prueba en que pasaron de una temperatura de 70 °C a otra inmediata de -18 °C, ¡no una vez, sino quince en sucesión rápida! Después, los relojes se sometieron a fuerzas de aceleración de 40 g en seis direcciones diferentes y a altas y bajas presiones. Su funcionamiento y rendimiento se probaron en una atmósfera con una humedad relativa del 93%, altamente corrosiva, saturada de oxígeno al 100%. Los relojes tuvieron incluso que resistir niveles de ruido de hasta 130 decibelios. Finalmente se los sometió a vibraciones con una aceleración media de 8,8 g. Solo un reloj sobrevivió: el Speedmaster.

Astronauta caminando en la luna. Misión del Apolo 11, 21 de julio de 1969
Astronauta caminando en la luna. Misión del Apolo 11, 21 de julio de 1969

Como resultado, en marzo de 1965 el Speedmaster fue declarado “cualificado para todas las misiones espaciales tripuladas”. Tres semanas después, el Speedmaster salió al espacio por primera vez oficialmente, en las muñecas de Virgil “Gus” Grissom y John Young, durante la misión Géminis 3. El 3 de junio de 1965, Edward H. White utilizó su Speedmaster en el primer paseo espacial estadounidense, durante la misión Géminis IV.

Pasaron otros cuatro años y la NASA se preparaba para el primer alunizaje. La tripulación se había elegido y se tomó la decisión de que Neil Armstrong fuera el primer hombre que pusiera sus pies sobre la superficie lunar. La NASA había ya adoptado las versiones entonces más recientes del Speedmaster, las referencias ST105.012 y ST145.012 para el programa Apolo; sin embargo, la NASA conservaba aún unos cuantos ST105.003 del suministro inicial, que se proporcionaban rutinariamente a los astronautas.

El 21 de julio de 1969 a las 2:56 GMT, Neil Armstrong bajó del Eagle para convertirse en el primer ser humano que pisaba otro mundo. Aproximadamente quince minutos después, Buzz Aldrin bajó también y así el Speedmaster Professional se convirtió en el primer reloj utilizado en la Luna.

Proceso de creación de la caja de un Omega SpeedMaster
Proceso de creación de la caja de un Omega SpeedMaster

Más de 45 años e incontables misiones después, el Speedmaster mantiene la misma cualificación y cuenta con un inmenso número de seguidores. De hecho, ningún otro componente del equipo reglamentario –aparte de este reloj– puede alardear de haber sido utilizado durante los programas Mercury, Géminis, Apolo, Skylab, Soyuz, Salyut, Space Shuttle, MIR y Estación Espacial Internacional. Sin duda, el Speedmaster es el reloj espacial supremo.

OMEGA Speedmaster Dark Side Of The Moon “Black Black” (2015)

El último de los relojes OMEGA de la familia está naturalmente inspirado en los increíbles descubrimientos que los astronautas de la NASA hicieron mientras exploraban el espacio. OMEGA lanzó en 2013 un reloj extraordinario que atrajo la atención de los aficionados a los relojes y los coleccionistas de todo el mundo: el Speedmaster cerámico Dark Side of the Moon. Combinando el compromiso de la firma en cuanto a calidad e innovación con su legado espacial, la colección OMEGA de relojes cerámicos incluye ahora nueve asombrosos modelos y el nombre de uno de ellos es Speedmaster Dark Side of the Moon “Black Black”. Estos relojes llenos de estilo son símbolos de la pasión, el espíritu pionero y el agudo sentido de OMEGA sobre lo que desea el mundo de la relojería.

Reloj OMEGA SpeedMaster edición Dark Side of the Moon
Reloj OMEGA SpeedMaster edición Dark Side of the Moon “Black Black”
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous Recuerdos de la Varsovia judía
Next Tiempo de Tissot

Suggested Posts

Arranca la World Class Competition 2014

El arte, protagonista de MULAFEST 2016

Tentaciones de Ámsterdam

“Berlín: Die Mauer”, la historia del Muro de Berlín

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *