Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
0Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0

En Egipto, cuando se trata de sentarse a la mesa, es la fusión lo que manda. La gastronomía de Egipto funde las cocinas del Mediterráneo, las árabes y las africanas y el resultado es el que cabría esperar: todo un festival de sabores, olores y sensaciones que saciará al foodie que eres, Gran Viajer@.




Claro que sí: Egipto es, ante todo, Historia (con mayúsculas), el Nilo y esa ciudad de El Cairo que tiene hechizados a todos los grandes viajeros. Pero la gastronomía de Egipto es también otro de los grandes atractivos del país. Y degustar su cocina, que es una fusión perfecta de la mediterránea, la árabe y la africana, es una auténtica experiencia gastronómica que puedes vivir tanto en sus restaurantes y casa de comida como en cualquier esquina y rincón del país.

 

Todo sobre la gastronomía de Egipto, en Tu Gran Viaje
© Shutterstock

Las especias, protagonistas de la gastronomía de Egipto

Quien viaja a Egipto no puede dejar de lado su cultura culinaria. Hay que pararse a degustar los platos típicos y disfrutar de los olores que salen de los fogones egipcios. Un buen plato de basterma, elaborado a base de cecina ahumada, o dejarse llevar por el sabor del humus originario y de las deliciosas empanadas de verduras típicas es una buena forma de ir abriendo boca. Entrantes muy diferentes a los españoles, ya que no estamos acostumbrados a consumir un gran número de especias.

 

Todo sobre la gastronomía de Egipto, en Tu Gran Viaje
Puesto de especias en un zoco egipcio. © Shutterstock

 

Aunque la mayoría de la sociedad egipcia es musulmana y no acostumbra a beber alcohol, lo cierto es que cuentan con algunos vinos reseñables y una cerveza local, la “Stella”, es de reconocida calidad. Ambas bebidas están disponibles para los turistas y para cualquiera que no siga las costumbres religiosas musulmanas. Sentarse a la mesa y compartir es otro de los hábitos más significativos de este país mediterráneo de los que también disfrutan sus visitantes.

Todo sobre la gastronomía de Egipto, en Tu Gran Viaje
Una ración de kebda, un plato a base de hígado de cordero y hortalizas

Los pescados tienen gran importancia dentro de la gastronomía. Al contar con muchos kilómetros de costa no es de extrañar que la variedad sea amplia y su consumo abundante. Alejandría, a orillas del Mediterráneo, es el enclave perfecto para descubrir los platos a base de crustáceos y pescados típicos de Egipto. De los fogones de sus restaurantes salen las famosas bambari, deliciosas gambas en salsa de ajo que no hay que dejar de probar. Y toda la gastronomía de Egipto te sabrá a boharat, una mezcla de las especias más famosas dentro de esta gastronomía: pimienta blanca y negra junto con canela, clavo y nuez moscada es la base más común del boharat.




Aderezos y postres

Los platos principales en la cocina egipcia suelen ir acompañados de arroces, legumbres y verduras. Las habas se sirven aliñadas, asadas o acompañada de puré. Como buen país mediterráneo la proliferación de olivos hace que en su cocina esté muy presente el rico aceite de oliva que se emplea en la elaboración de la mayoría de los platos. Los egipcios lo denominan “oro blanco”.

 
Todo sobre la gastronomía de Egipto, en Tu Gran Viaje
 

Gracias a la influencia de otras cocinas, como la mediterránea, es fácil encontrar pasta entre sus platos. Como por ejemplo el menenas, una fusión de sabores italoegipcios con pasta rellena de dátiles. Como no podía ser de otra manera el pan también ocupa un lugar destacado en la mesa. El más famoso y consumido en todo el país es el aish, que se elabora con judías marrones trituradas y aliñadas con limón. De esta mezcla se obtiene una harina perfecta que, al no contener levadura, da como resultado un pan con apariencia de tortita.
 

 

Todo sobre la gastronomía de Egipto, en Tu Gran Viaje

 

Los tés son el remate perfecto para cualquier almuerzo o cena en Egipto. Algunos de ellos tienen propiedades medicinales que los convierten en todo un jarabe. Entre ellos destaca el karkadé, un té elaborado con la flor de hibiscus y que puede ser tomado frío o caliente. El shai, por el contrario, es un té negro de sabor intenso y del que se puede encontrar la variedad shai nana, un poco más suave porque se elabora con hojas de menta que matizan el fuerte sabor del té.




Previous La indolencia del Danubio en su delta
Next Cinco casas rurales para viajar con niños

Suggested Posts

Postal desde Il Salviatino

Cogiendo la ola buena: Surf en Perú

Nueva York en la habitación 710

Linz, asomada al agua