Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook49Tweet about this on Twitter13Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Sintra es la capital del romanticismo. Una ciudad que lleva siglos enamorando a aquellos que la visitan, y lo hace a través de sus monumentos, de sus calles, de sus paisajes, de su historia y de su gastronomía.

Vuelos, hoteles, vuelo+hotel, apartamentos… ¡Reserva aquí al mejor precio Tu Gran Viaje a Sintra, Gran Viajero!

A un paso de Lisboa, visitar Sintra es descubrir la tierra de los palacios, de los paisajes, de la cultura, del arte y también de los grandes románticos que por aquí pasaron. El lugar que ha inspirado a escritores, músicos y pintores, dejando en sus obras testimonios que hoy en día se pueden revivir. Escritores como Pessoa, Raul Brandão o Lord Byron; músicos como Richard Strauss o Viana da Motta y pintores como Cristino da Silva o Domenico Schioppetta se enamoraron de Sintra. La ciudad invita a recorrer sus callejuelas empinadas caminando aunque también descubrirla en coche de caballos envuelve la visita en una magia singular.

Visitar Sintra, un regalo para los sentidos

Entre los atractivos turísticos que descubriremos al visitar Sintra, destaca el Palacio Nacional de Sintra que se alza en el paisaje con sus enormes chimeneas cónicas. Muy cerca de él, la ciudad vieja o Vila Velha, un entramado de callejuelas, pequeñas plazas y casas pintorescas, muchas de ellas reconstruidas tras el terremoto de 1755.

Palacio Nacional de Sintra | Revista Tu Gran Viaje
Palacio Nacional de Sintra

A cada paso se descubren antiguas casas cubiertas de azulejos, fuentes por las que aún brota agua de la sierra y pequeñas iglesias y museos. Uno de los más visitados es el Museo del Juguete (Museu do Bringuedo) que aloja una colección de cerca de 40 mil juguetes de todas las épocas y géneros que el coleccionista Joao Arbués Moreira comenzó a atesorar cuando tenía catorce años.

Los alrededores de Sintra

A la hora de visitar Sintra, no hay que dejar de recorrer la romántica Quinta da Regaleira y sus jardines salpicados de esculturas; y el Palacio de Seteais, convertido en hotel de lujo. En los alrededores de la ciudad, hay dos lugares de visita obligada y de estilos totalmente diferentes: las ruinas del Castillo de los Moros que se eleva sobre una colina y ofrece unas singulares vistas del Palacio da Pena, la Vila y el Palacio Nacional; y en la colina opuesta, el Palacio da Pena. Un lugar que por su singular belleza parece sacado de un cuento de hadas. La magia que envuelve a Sintra, además de en sus monumentos, también se respira en sus calles, en los cafés y casas de té instaladas en plazas y antiguas casonas. Sintra también enamora el paladar de quienes la visitan.

Visitar Sintra | Quinta da Regaleira, Sintra, Portugal | Revista Tu Gran Viaje
La Quinta da Regaleira

A la mesa: comer en Sintra

Con una extensa y rica gastronomía deleita a los más exigentes. Entre sus especialidades destaca el lechón de Negrais, la carne de cerdo al estilo Mercês, el cabrito o la ternera asada. En el litoral: pescados, mariscos y moluscos, donde es posible saborear un róbalo o sargo, deleitarse con un pulpo, mejillones o percebes. Para acompañar estos platos es imprescindible el vino de Colares, que elaborado con la variedad Ramisco, es uno de los primeros vinos de Portugal.




El romanticismo eterno de Sintra

El romanticismo de Sintra llega a los dulces donde las queijadas, un dulce ancestral sorprende a quienes lo prueban. Pero no es el único, también hay que degustar los travesseiros, los pastéis da Pena, las nueces de Galamares, los fofos de Belas y las compotas que se siguen elaborando siguiendo métodos tradicionales.

Vuelos, hoteles, vuelo+hotel, apartamentos… ¡Reserva aquí al mejor precio Tu Gran Viaje a Sintra, Gran Viajero!




Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook49Tweet about this on Twitter13Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous Descubre Sefarad en Madrid
Next Paseando por la Judería de Ávila

Suggested Posts

El Mercado de San Pedro en Cusco

Warholmania en Munich

Exposición “Suite 280” en La Mamounia

Santo Domingo colonial