Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook17Tweet about this on Twitter28Share on LinkedIn4Share on Google+0Email this to someone

Se dice que no se conoce Lisboa hasta que la contemplas desde el tranvía 28. Subirse a él es descubrir la capital portuguesa a un ritmo pausado e intenso al tiempo.

El otoño es una temporada perfecta para evadir las colas de turistas de todo el mundo que, durante el verano, hacen que tomar el tranvía 28 de Lisboa en su cabecera -situada en Martim Moniz- sea casi misión imposible. La que es con probabilidad la actividad más popular para todos los viajeros que ponen un pie en Lisboa es, desde luego, una de las mejores maneras de palpar el ambiente lisboeta a un paso quedo, tranquilo, incluso romántico: la saudade que invade las cada vez más hipsters calles de Lisboa inunda cada momento del trayecto, que se extiende desde la plaza de Martin Moniz hasta el Campo Ourique, su parada final.

El itinerario del tranvía 28 de Lisboa

De todos modos, sea cual sea el momento del año -salvo, como decimos, en lo más algido del verano-, es fácil hacerse con un asiento en el tranvía 28 de Lisboa. El comienzo del recorrido le lleva hacia el barrio de Graça, en dirección a la Iglesia de San Vicente de Fuera, a cuyas espaldas, en el campo de Santa Clara, se encuentra uno de los mercadillos más famosos de Portugal, la Feira da Ladra, que tiene lugar todos los martes y sábados. De allí el traqueteo del tranvía 28 de Lisboa le lleva -y a nosotros con él- por las empinadas y coloridas calles de Alfama -la Rua das Escolas Gerais, el Largo das Portas do Sol, el mirador de Santa Luzia

Tranvía 28 de Lisboa. © Tu Gran Viaje
© Tu Gran Viaje

Se zambulle luego nuestro medio de transporte en Baixa, repleta ahora de establecimientos de lo más trendy -librerías, barberías, hoteles boutique-, para pasar por delante de la catedral de Lisboa o la iglesia de San Antonio. Fernando Pessoa nos aguarda en la puerta del café A Brasileira, al final de la rua Garret, donde tiene parada nuestro tranvía 28 de Lisboa. Un momento perfecto para echar pie a tierra y sentarse en los bancos de la plaza Luis de Camoes a, simplemente, empaparse del ambiente lisboeta más tradicional y sabroso. #MilRazonesParaViajar

Lee aquí nuestros reportajes sobre Lisboa




¡Suscríbete a Tu Gran Viaje!




banner-booking-750b




Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook17Tweet about this on Twitter28Share on LinkedIn4Share on Google+0Email this to someone
Previous Aumenta la llegada de turistas internacionales a Perú
Next Daubigny, Monet, Van Gogh: Impresiones del paisaje

Suggested Posts

Holanda rinde tributo a Vincent Van Gogh en 2015

Un avión de premio Nobel

Bali, espiritualidad y hedonismo en la isla de los dioses

The Serras, el hotel español más premiado en los Traveller’s Choice 2016