Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
0Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0

En el mayor bosque de Europa, ese pinar frondoso e inabarcable que es el Bosque de las Landas, se encuentra la duna de Pilat. Una inmensa manta de arena que es todo un monumento natural.




105 metros de altura, 500 metros de ancho, 2.700 metros de largo… Esas son algunas de las credenciales de uno de los escenarios naturales más merecidamente populares (más de un millón y medio de visitantes al año) de Francia, la Duna de Pilat. A las puertas de la bahía de Arcachon, muy cerca de Burdeos, y visible desde Cap-Ferrat, nos aguarda esta imponente masa de arena, la mayor de Europa. La duna de Pyla no debe su origen a una catástrofe geológica perdida en tiempo: la culpa la tiene el colapso, en el siglo XVIII, de un gran banco de arena oceánica en este punto del litoral de Aquitania (toda esta costa, conocida como la Costa de Plata, es arenosa, con más 1.500 dunas).

 

Duna de Pilat | Tu Gran Viaje

 

En pocos años el viento arrastró los sedimentos tierra adentro y la mano del hombre hizo el resto, entre la forestación que hizo posible el Bosque de las Landas y las medidas que se tomaron a lo largo de toda la costa aquitana durante siglos para detener el avance de las dunas. A mediados del siglo XIX la duna medía unos 35 metros y hoy, cuando se asciende a la cúspide, bien mediante una escalera de plástico industrial encajada en la arena, bien subiendo por la duna al natural,  se hace hasta una altura de 105 metros.

La duna de Pilat en Tu Gran Viaje

El resto de cifras impresionan: la duna ocupa una extensión de casi 100 hectáreas, un volumen de más de 60 millones de m3 de arena, casi tres kilómetros de costa y entra en tierra firme más de 500 metros, a una velocidad anual de 3-4 metros. Hoy, especialmente en los meses de verano, es un hervidero de gentes. Miles de personas acceden diariamente, con lo que eso conlleva: retenciones en los accesos por carretera, aparcamiento al borde del colapso, docenas de personas que, como nosotros, quieren tener ante sí la imponente vista del litoral y del tupido bosque de Las Landas desde lo alto de la duna… Con todo, huelga decir que el ascender a la Duna de Pilat es una experiencia que no se olvida.




Datos prácticos

La Duna de Pilat está a unos 60 kilómetros por carretera de Burdeos, cruzado el corazón del bosque de las Landas a través de la A63 dirección Bayona (por la A660 dirección Arcachon, y de ahí la D259 a la Duna).

Hay un inmenso aparcamiento a los pies de la duna donde poder dejar nuestro vehículo. Las tarifas, por cuatro horas, varían entre temporada alta y baja. Las motos pagan 1€ y 4€, los vehículos 2€/6€ y las autocaravanas, 4€/10€.

Hay tiendas de souvernirs y varios chiringuitos y restaurantes donde degustar comida rápida -tortillas, baguettes, platos combinados- y buenas raciones a un precio decente de ostras y mejillones de la bahía. A los mismos pies de la duna está La Palombiere, una brasserie recomendable.

El Centro de Información está abierto en verano todos los días de 09:00 a 20:00.

¡Suscríbete a Tu Gran Viaje!

banner-booking-750b

Previous Escapadas de primavera
Next Un día maravilloso en la tierra

Suggested Posts

El Festival de las Esferas-Osa de Costa Rica

Villa Takila: así es un verano perfecto en Finlandia

Let’s go for dinner con el chef Byron Hogan

Bossa Nova en Brasil

2 Comments

  1. 08/08/2012

    Hola, muy interesante este artículo.
    Pero hay también un “centro de información permanente” abierto 24 horas al día, durante todo el año. Es el sitio web dedicado a esta duna: http://www.dunedupilat.com. Y el mejor es que ofrece también una versión española.
    Un saludo.

    • 08/08/2012

      Gracias por el halago y gracias por el consejo viajero, Dunedupilat.com! Dicho queda para nuestros viajeros. ¡Saludos cordiales!