Cantabria en invierno: amor por la Tierruca


Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook25Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

El Sur de muchos está en el Norte. No, no es un refrán sacado de Juego de Tronos y sí una realidad en el modo de viajar de cada vez más gente. Un Norte que, cuando se trata de Cantabria, es tan, tan cariñoso que lo llaman Tierruca.

“Cantabria Infinita”, reza el lema de la comunidad autónoma, y es que a la Tierruca le sobran razones, rincones y momentos para justificar esta y cualquier otra escapada, pero esta nuestra comienza en una de sus puertas principales, Castro Urdiales. Una ciudad marinera, señorial, elegante, con avenidas donde los plátanos de Indias dan sombra a las familias de la ciudad, repleta de mansiones y casonas, con playas de arenales amplios en las que hay sitio para todos, un puerto pesquero que hace rebosar de carácter a las callejuelas peatonales del centro y, por supuesto, la iglesia de Santa María, que vigila y protege la ciudad. Es una delicia alternar por sus tabernas de la puebla vieja y compartir un vino con los que paisanos que, chato en la mano, aguantan la respiración viendo competir en televisión a la trainera de Castro.

Puerto de Castro Urdiales © Chema Corona | Cantabria en invierno Tu Gran Viaje
Puerto de Castro Urdiales © Chema Corona

Viajar a Cantabria en invierno, una excelente idea

A Castro hay que disfrutarlo sin prisa, y pasar la mañana del sábado parando en cuantos más bares, mejor: seguro que encontrarás a alguien que te diga que no te puedes ir de Castro sin probar la que, dicen, es una de las mejores tortillas de patata de España, la del bar La Fuente (Nuestra Señora, 8). Y a solo unos kilómetros del centro de Castro, en la barriada de Islares, está El Erillo, un restaurante donde la cerveza siempre está fría, las rabas, en su punto y las vistas del cabo Cebollero -”la ballena”- son de esas que piden a gritos ser publicadas en Instagram. En resumen: merece mucho la pena hacer una paradita en El Erillo durante tu escapada a Cantabria en invierno.

Vista del cabo Cebollero, Cantabria © Tu Gran Viaje | Cantabria en invierno
Vista del cabo Cebollero, Cantabria © Tu Gran Viaje

Escapada a las playas de Cantabria

Que las playas de Cantabria son excepcionales es algo que hace ya tiempo dejó de ser un secreto. Inmensos arenales y estuarios salpicados de verde -que no de edificios: olvídate de las epidemias de cemento y hormigón que asolan otros litorales patrios- en los que manda el Atlántico y en los que siempre, siempre, vas a encontrar el espacio que necesitas. Pero las hay también urbanas, recogidas, agrestes, íntimas…

Panorámica de la playa del Sardinero, Santander. © Tu Gran Viaje | Viajar a Cantabria en Invierno
Panorámica de la playa del Sardinero, Santander. © Tu Gran Viaje

La colección de playas de Cantabria es amplísima: más de doscientos veinte kilómetros que guardan más de noventa playas. Muchas, de merecida fama –El Sable, La Arena, Berria, Ris, El Sardinero, La Salve y Regató en Laredo, Oyambre, Somo…- y otras, no tan conocidas, como la de Oriñón, que es un playazo de más de dos kilómetros del oriente de la región, encajonado entre las moles montañosas de Candina y Cerredo, y en la que no hay chiringuito alguno: apenas un par de puestos de socorristas y, tras de la playa, el pequeño barrio de Oriñón (donde hay algún bar y, los domingos, mercadillos). La playa, inmensa y preciosa, en la que desemboca la ría de Oriñón, es la puerta de entrada a otro lugar cántabro mágico y poco conocido: el valle de Guriezo.

Valle de Guriezo desde la iglesia de San Sebastián. © Tu Gran Viaje | Viajar a Cantabria en invierno
Valle de Guriezo desde la iglesia de San Sebastián. © Tu Gran Viaje

Laredo

Sigue la línea de la costa -que pueden ser tanto la A-8 como la viaje carretera nacional a la que sustituye, la N-634, y que sigue en funcionamiento- y llegas a Laredo y, tras rendir los honores debidos en las tabernas de la Puebla Vieja -seis calles repletas de historia y carácter-, te das un paseo por la espectacular playa de La Salvé: más de cuatro kilómetros de arena que, cuando termina, no acaba: continúa en la playa de Regatón, otros cuatro kilómetros de paraíso playero que, juntos, conforman el arenal más extenso de toda Cantabria. Otra playa que no puedes -ni debes- saltarte es la de Berria, en Santoña. Allí compartirás una jornada de playa con surferos de todo el mundo, a la caza siempre de la ola perfecta. Y desde luego, no se te ocurra irte de Santoña sin cumplir con la tradición y hacerte con sus famosas conservas de anchoas: el puerto del pueblo está repleto de lugares donde hacerte con ellas.

 

Playa de Berria © Tu Gran Viaje | viajar a Cantabria en invierno
Playa de Berria © Tu Gran Viaje

Comillas

En esta Cantabria Infinita, cuesta elegir el dónde y el cómo: el tiempo es escaso y las posibilidades, infinitas. Pero conducimos hasta Comillas: Gaudí, marqueses y, otra vez, playazo, al que se asoma un imponente cementerio que preside el pueblo, romántico como en una fantasía de Bécquer -con sus ruinas de una iglesia gótica y la estatua de un ángel que, espada en mano, parece que va a romper a volar sobre el mar.

Viajar a Cantabria en otoño | Playa de Comillas © Tu Gran Viaje
Playa de Comillas © Tu Gran Viaje

A Comillas le dio fama su marqués, un empresario del siglo XIX que, tras regresar de América, transformó un pueblo de la costa cántabra en el lugar de veraneo de Alfonso XII: de ahí la profusión de palacetes y casas solariegas, entre las que destacan el Palacio de Sobrellano y, desde luego, El Capricho, obra de Gaudí, el lugar más famoso de Comillas, y el nombre de esa villa veraniega del marqués de Comillas.

El Capricho, Comillas. Foto Wikimedia | Viajar a Cantabria en invierno | Tu Gran Viaje
El Capricho, Comillas. Foto Wikimedia




Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook25Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous La Sierra Norte de Madrid, en Fitur 2018
Next Confirmado: somos más viajeros que nunca

Suggested Posts

Gastronomía de altura para el nuevo Casino Gran Madrid-Colón

¡Bienvenidos a palacio!

Art/Marbella

El Castillo de Malbork