Miramar, corazón cultural y paisajístico de Mallorca


El legado de Ramón Llul sigue vigente en Miramar, Mallorca. Foto © Amaya Bombín
© Amaya Bombín
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Si hay en Mallorca un sitio fantástico y de “Fantasticus” (de Ramon Llull) ese es Miramar, especialmente los días de luna cuando se ilumina con nocturnidad y alevosía toda la cornisa marina entre la costa valldemossina y Deià. Todo ese litoral encandiló a Cristóbal Serra, a Robert Graves y a Julio Cortázar, por citar solo una terna de nuevos iluminados.

Miramar es topónimo enraizado en lo más puro de la tradición luliana. Fue un colegio-seminario fundado en 1276 por el beato Ramón Llull. El Doctor Iluminado recibió de Jaime II estos terrenos junto con una renta anual de 500 florines de oro. Sin embargo, la necesidad espiritual y franciscana de ser pobres topaba con las regias concesiones, mas con una dispensa se zanjó el asunto. La función que debía tener Miramar era la de enseñar el árabe a los misioneros que actuarían en el norte de África para convertir a los infieles. El objetivo luliano acabó en agua de borrajas, pero no su espíritu pues el mismo fue el asidero de los grandes misioneros mallorquines: Llinás, san Juníper, los misioneros que anduvieron por Australia, cerca de Perth, etc. Ese objetivo luliano también está en el nacimiento de la primera imprenta mallorquina.

Precisamente este 2015 la Biblioteca Nacional ha puesto en funcionamiento, en su web, un archivo en el que se pueden ver en alta resolución parte de su colección de incunables o libros del siglo XV. Entre los mismos destaca una joya de nuestra imprenta que hasta ahora era muy difícil, por los correspondientes trámites burocráticos, de consultar y que a partir de ahora está en internet, al alcance de todo interesado. El librito mallorquín en cuestión es la Contemplació dels misteris d’ la passió de Iesucrist de Francesc Prats y Nicolau Calafat, impreso en Valldemossa (Vila de Val de Musse), “en la maior illa Balear per Mestre Nicolau Calafat”. Todos los grandes bibliófilos (Vindel, Haebler) han registrado esta rareza de 1487, impresa con letras góticas, en sus repertorios bibliográficos.

Miramar, Mallorca. Foto © Amaya Bombín. Tu Gran Viaje
Miramar, Mallorca. Foto © Amaya Bombín

Impresores mallorquines

Los primeros impresores conocidos relacionados con Mallorca fueron Calafat y Caldentey, y con ellos anduvo Prats. Caldentey era felanitxer: fue teólogo fino y conocía la ciencia y la técnica del primer Renacimiento. Como diplomático actuó de intermediario entre los Jurados y la Corte. En sus variados viajes podría haber ideado la instalación de una imprenta en la Isla; además había estudiado en París donde la imprenta se conocía desde 1460. Por otra parte, tanto en Cataluña como en Valencia, hacia 1479, había talleres de imprenta plenamente desarrollados y en ellos ya se imprimieron obras de Ramon Llull: Calafat, lulista, pudo recibir enseñanzas en uno de esos dos centros. Miramar, cerca de Valldemossa, fue, como hemos dicho, centro geoestratégico dentro de la tradición luliana. Tanto Prats como Caldentey consiguieron, previa mediación de los Jurados, un privilegio del rey Fernando para su posesión en 1492 y allí comenzaron a imprimir algunos de sus libros. La imprenta mallorquina está muy relacionada con Llull, entre los incunables de la Biblioteca Nacional digitalizados hay también media docena de obras del gran filósofo mallorquín impresas en Barcelona y Valencia.

Natura y cultura

Si van a Mallorca (se lo dice una valldemossina de pro) es obligada la visita a Valldemossa para ver el palacio del Rey Sancho y la Cartuja, y también es obligado merodear por la ermita cercana y sobre todo costa que separa este precioso pueblo de Deià, en ese tramo se abre el litoral de Miramar, una de las postales más impresionante y evocadoras del mundo. Y también se abre, como hemos, visto, un paraje con muchísima historia: por Ramón Llull, por el Archiduque Luis Salvador… Y por aquellos primeros impresores que trajeron a cuesta la imprenta a la isla de Mallorca.

Interior del palacio del Rey Sancho en Valldemossa, Mallorca. Foto © Alfonso Bauzá de Mirabó. Tu Gran Viaje
Interior del palacio del Rey Sancho en Valldemossa, Mallorca. Foto © Alfonso Bauzá de Mirabó
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous "Special DeLuxe", las memorias sobre ruedas de Neil Young
Next Room Mate Hotels, premio DEC a la experiencia de cliente

Suggested Posts

Postal (tradicional) desde Oporto

Tu Gran Viaje a Budapest

Las playas de Los Ángeles

#TGVPhoto, taller express de fotografía de viajes de Manuel Charlón y TGV Lab

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *