La ruta del Toro Bravo y la Dehesa salmantina


Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
2Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0

El turismo de interior es una de las tendencias viajeras que nunca pasa de moda. Y, con propuestas como la de la ruta del Toro Bravo y la Dehesa salmantina, ¿cómo va a pasar?

Salamanca es tierra de dehesas y, desde luego, de toros bravos. Es una de las señas de identidad más atractivas e indisolubles de ese -con mayúsculas: así se denonina el ecosistema- Campo Charro, salpicado de encinares y moteado de ganaderías de toros bravos -hasta catorce- que conforman uno de los paisajes más bellos de Europa y, también, irrepetible. Ubicados en el centro y oeste de la provincia, con núcleos importantes en La Fuente de San Esteban, Aldehuela de la Bóveda, Matilla de los Caños del Río, Vecinos o Tamames, dan forma a la dehesa, el paisaje salmantino por antonomasia, y marcan el rumbo de la Ruta del Toro Bravo y la Dehesa salmantina.

La ruta del Toro Bravo y la Dehesa salmantina | Tu Gran Viaje
Foto Juan Pablo Zumel Arranz – CC BY-SA 3.0

El ritmo de Tu Gran Viaje por el Campo Charro lo marca precisamente el toro bravo, en torno al cual giran multitud de propuestas: presenciar los procesos de herradero, tentadero y deshije, acoso y derribo, participar en tientas y capeas, realizar paseos a caballo o recorridos en 4×4 son algunas propuestas que se pueden desarrollar en las fincas y ganaderías mientras uno conoce el día a día de la cría de este noble animal. Además, es posible visitar grandes mansiones, verdaderas casas palaciegas y otras construcciones auxiliares como plazas de toros, corrales, etc.

Otro de los alicientes del recorrido por la Ruta del Toro Bravo y la Dehesa salmantina viene dado por las ermitas. En torno a ellas tienen lugar animadas romerías populares, como las de la Virgen de Valdejimena en Horcajo Medianero, la Virgen del Cueto en Matilla de los Caños o el Cristo de Cabrera en Las Veguillas.




Previous Cuenta atras para la Berlinale 2018
Next Isalo, pureza malgache

Suggested Posts

El Museo del Ferrocarril de Cataluña celebra su 25º aniversario

Fuerteventura, una sinfonía de ocre y oro

De Shanghai a Nueva York: Rascacielos que amamos

Más de 10.000 personas han visitado la exposición “Berlín: Die Mauer”