Guía secreta de Ibiza en invierno


Ibiza interior. Foto de Xescu Prats
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook0Tweet about this on Twitter8Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

En estas semanas de finales del invierno es cuando la Ibiza más tradicional se convierte en la auténtica protagonista de una escapada viajera que enamorará a cualquier viajero. Bienvenidos a Ibiza en invierno.

La isla de Ibiza es, en febrero y marzo, un enorme mar de flores de almendro: En estos meses del año, cuando no hay apenas turistas, es cuando el que viaja a Ibiza la disfruta como merece, cuando su auténtico carácter -balear y payés, que la define tanto como el de la fiesta del verano- está más vivo que nunca. Es el momento perfecto para hacer senderismo por el interior, para regalarse una de las “caída de la hoja” más bellas y particulares, la de los almendros en flor. Para, en definitiva, enamorarse hasta los huesos y para siempre de Ibiza. Y no faltan en estas semanas donde la primavera es, ya, más que una promesa, la buena gastronomía y el disfrute de las costumbres populares antiguas y ricas, los paseos por campos de almendros dónde sólo se escuchan balidos y algún tractor, y un mar se sabe tranquilo y olvidado por los turistas…

Descubrir el interior de la isla en bicicleta es lo mejor que se puede hacer en esta época del año, nada masificada, donde la mejor fiesta del mundo aún no ha llegado pero sí la espectacular floración de los almendros: hay que descubrir esta Ibiza payesa realizando la Ruta de Es Plans (que también puede realizarse a pie, o visitando sus puntos de interés en coche). Además, aunque comenzaron en enero, se prolongan hasta el 8 de marzo las fiestas de Santa Agnes de Corona y su excursión nocturna a los almendros en flor –uno de los acontecimientos más bonitos y populares de la isla- son la excusa perfecta que muchos ibicencos y mallorquines se suban a la bici y recorran los dos llanos, es plà de Corona y es plà de San Mateu. Y otros dos lugares a descubrir en esta temporada calma sin multitudes, ni agobios, ni prisas son la cueva de Can Marça, un paraje natural espectacular, y la playa de Sant Miquel, desierta para pasear por ella, y tanto en el puerto como en el pueblo se podrá dar buena cuenta de un pambolí o un pescadito…

Es plà de Corona, Ibiza
Es plà de Corona.

Y, desde luego, ¿cómo no emocionarse al descubrir el mayor tesoro natural de la isla, el parque natural de Ses Salines? Se extiende por casi todo la parte sur de Ibiza, el norte de Formentera y los islotes que separan ambas islas-, además del espectáculo Patrimonio de la Humanidad que son las praderas de posidonia de su lecho marino, se conservan restos de la época de los fenicios como el poblado de Sa Caleta, entre Es Codolar y el Puig des Jondal y declarado Patrimonio de la Humanidad en 1999, y vestigios de épocas más recientes pero igual de interesantes, como la torre de vigilancia del siglo XVI de Sal Rossa, la pequeña iglesia de Sant Fracesc de s’Estany, la iglesia de Sa Revista -un templo modesto pero precioso, donde rezaban los salineros, junto a la playa de Es Cavallet-  y la torre de Ses Portes, todas ellas del XVIII.

Playa de Ses Salines de Ibiza.
Playa de Ses Salines de Ibiza.

Y como decir Ibiza es, siempre, decir también Mediterráneo, es imposible no emocionarse ante la quietud de sus playas, que nos parecerá que existen solo para nosotros: Es Cavallet, Ses Salines o Es Codolar. Y no nos olvidemos de que el turismo más activo tiene también su escenario en esa joya del ecosistema ibicenco que es la Reserva Natural de los Islotes de Poniente, con sus fondos, excepcionalmente bellos y muy indicados para la práctica del buceo. Decididamente, el invierno en Ibiza es un invierno diferente y cautivador…

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook0Tweet about this on Twitter8Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous Bienvenidos al Capitolio de Washington, DC
Next "Al sur de la alameda" se presenta en Madrid

Suggested Posts

El Memorial del Muro de Berlín en Bernauer Strasse

Los secretos de las rapaces bajo las estrellas con Priceless Madrid

Todo Túnez en Madrid

Cannes Shopping Festival 2015: Puro glamour en la Costa Azul