Robinsones en el Adriático


Dormir en faros de Croacia | Tu Gran Viaje
Faro de Veli Rat
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook0Tweet about this on Twitter10Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone




A un par de horas de avión, te espera una experiencia viajera ideal para Grandes Viajeros amantes del mar o, simplemente, con ganas de no hacer nada más que disfrutar del Adriático: dormir en los faros de Croacia.

El plan se antoja tan irresistible y exclusivo como sencillo: primero, nos haremos con víveres en el colmado de un pueblo de pescadores, bello y mediterráneo hasta hacernos creer que estamos el set de rodaje de alguna superproducción de Hollywood; segundo, navegaremos dos ó tres horas por el Adriático croata, ese mar calmo de pecaminosas escamas azules, casi siempre transparente como el cristal; y tercero, nos emocionaremos como niños en la noche de Reyes al divisar nuestra isla, coronada por el faro en el que vamos a pasar la siguiente semana. Sumido en el silencio y desenfocando la mirada hacia un horizonte en el que no se divisa la costa, es cuando cobran todo el sentido las palabras de Benjamin Franklin cuando dijo que los faros eran más útiles que las iglesias.




Erigidos en lugares que se antojan simplemente sacados de fábulas y cuentos –en islas e islotes rodeados del azul ambarino del Adriático, tan cerca y tan lejos de cualquier signo de civilización-, los faros croatas son una alternativa de ocio que se susurran al oído Grandes Viajeros de todo el mundo, cuando ya pensábamos que todo estaba más que descubierto y más que quemado en este tan nuestro como maltratado Mar Mediterráneo. Del casi medio centenar de faros que guardan la costa croata -construidos a lo largo del siglo XIX, bajo el dominio del Imperio Austrohúngaro, para facilitar la navegación por una de las costas más abruptas del mundo con más de mil islas, islotes y escollos-, once están habilitados para que disfrutemos de la inmensidad del Adriático y seamos, por unos días, modernos robinsones.




Los faros son alojamientos austeros pero cómodos: El alojamiento en faros se puede organizar sólo de sábado a sábado durante la temporada alta. En los meses de junio y julio se puede reservar un fin de semana en los faros de Plocica, Struga, Prišnjak, Veli Rat y Sv.Petar. Y, aunque tengamos que ir bien pertrechados de víveres y agua –algunos de los faros, por su ubicación, no tienen agua corriente- no necesitamos más equipaje que el de la intención de descargar energía negativa y estrés acumulado.

Dormir en los faros de la riviera Croata

Algunos de estos faros están cerca de núcleos urbanos –por ejemplo, el de Velirat, en la isla de Dugi Otok, conectado por carretera con los pueblos de Veli Rat, Verunic y Polje, o el de Sv. Petar, en la entrada al puerto de Makarska- y a otros se llega tras tres horas de navegación. Puede elegirse, por ejemplo, la solitaria quietud del faro Sv. Ivan na Pucini, construido en 1853, y situado en la isla más meridional del archipiélago formado por 13 islas frente a la ciudad istriana de Rovinj. La isla es una peña de piedra, de apenas 70 metros de largo, rodeada de mar poco profundo. El atractivo fondo marino y la riqueza de especies marinas hacen de ella un destino muy atractivo para todos los amantes de la soledad, del buceo y de la pesca.

Dormir en los faros de Croacia. Xperts de Tu Gran Viaje. Isla de Digi Otok. Foto de Boris Kacan
Isla de Digi Otok. Foto de Boris Kacan

 




Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook0Tweet about this on Twitter10Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous Regreso a Bayreuth
Next Ruta por los mercados de Tokio

Suggested Posts

Eurostars Heroismo, nuevo hotel de Eurostars en Portugal

Comienza la ITB Berlín 2015

La Plâce Lipault, la primera pop up boutique de la firma

El otoño cultural de Londres