Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
12Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0

Viajar a Dresde es viajar en el tiempo. La bellísima y barroca capital de Sajonia es una de las ciudades más bellas de Alemania y de Europa, todo un regalo para los sentidos que se ha sobrepuesto a los rigores de la Historia.

Aunque según la temporada hay vuelos directos a Dresde desde España, a la hora de viajar a Dresde no es raro hacerlo en tren. Su estación principal, la Dresde Hauptbahnhof, es una obra de arte de Sir Norman Foster, quien firmó la rehabilitación de una estación que fue destruida durante la II Guerra Mundial y que se encuentra en la PragerStrasse, la principal arteria comercial de Dresde, que desemboca en el Altdast, el centro histórico que da fama a esta Florencia del Elba como una de las ciudades barrocas europeas por excelencia. Algo que parece un milagro, habida cuenta de que quedó destruida por los bombardeos aliados que sufrió en 1945: pero quien no lo supiera jamás lo adivinaría -las reconstrucciones fueron modélicas-, y caería totalmente rendido al Dresde monumental, que puede contemplarse en toda su plenitud desde la cúpula de la iglesia de la Frauenkirche.

Viajar a Dresde | Tu Gran Viaje | Viajar por Alemania en Tren
Frauenkirche de Dresde © Tu Gran Viaje

 

Dresde, obra maestra barroca

A este lado del Elba, puntean Dresde el Zwinger, una colección de edificios que sirvió de residencia al gobernante Augusto el Fuerte; la espectacular Ópera Semper, del siglo XIX; la explanada de la Terraza de Bruhl, que cuelga sobre el río; el museo de la Bóveda Verde, que guarda una de las mejores colecciones de orfebrería y joyería del mundo, y la catedral católica, la Hofkirche. En la orilla opuesta, están los castillos del Elba, tres preciosas residencias, y las calles de Neustadt, la ciudad nueva, repletas de restaurantes, cafés y galerías y donde está el Museo Alemán de Historia Militar, todo un alegato anti-bélico, obra de Daniel Libeskind, el arquitecto del One World Trade Center.

Previous Solo pensarás en viajar a Jordania
Next IX Jornadas Sefardíes en La Rioja

Suggested Posts

GTM 17: Así fue el German Travel Mart 2017 de Nuremberg

Descubre los secretos de las ferias de arte de Madrid

Acuerdo de código compartido entre Air Namibia y Turkish Airlines

Todo listo para las carreras de caballos de Sanlúcar de Barrameda 2016