Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook42Tweet about this on Twitter6Share on LinkedIn1Share on Google+0Email this to someone

El otoño pinta de rojo y ocres los montes del hemisferio norte. Y en España, hay también lugares de ensueño en los que disfrutar de la caída de la hoja. Te proponemos una ruta por los cinco hayedos más espectaculares de España.

El Hayedo de Montejo (Madrid)

El hayedo de Montejo, en la sierra norte de Madrid, es una de las excursiones más tradicionales de los madrileños. O por lo menos, esa es su intención, pues la visita al hayedo solo es posible mediante reserva previa en la web www.sierradelrincon.org; con mucha, mucha suerte, puede que haya alguna plaza libre para la visita, que se podrá consultar en el Centro de Recursos e Información Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón (C/ Real, 64 – Montejo de la Sierra). Según el momento del año, las rutas que se pueden realizar en el hayedo y su entorno cambian. La más exigente -solo accesible para veinte personas- es la de la Ladera (también conocida como la del Mirador); y la más sencilla -y muy completa, pues muestra la mayoría de los ambientes del hayedo- es la Senda del Río, que corre paralela al curso del río Jarama y que es accesible incluso para personas en sillas de ruedas y para carritos de bebé.

Hayedo de Montejo de la Sierra, Madrid
Hayedo de Montejo de la Sierra, Madrid

Cómo llegar: Desde la A-1, se toma la salida 76 en dirección a Gandullas/Montejo. Se continua por la M-137 hasta el cruce con la M-139, torciendo en dirección a El Cardoso de la Sierra. Al llegar al límite de la Comunidad de Madrid, junto al río Jarama, se encuentra el Centro.

La Selva de Irati (Navarra)

En el corazón de Navarra se oculta el segundo hayedo-abetal más extenso y mejor conservado de Europa tras la Selva Negra alemana: la Selva de Irati. Un auténtico paraíso que parece sacado de un cuento y que, con más de 17.000 hectáreas, es no solo uno de los rincones más bellos del Pirineo Oriental sino, además, un territorio donde, además de la gama infinita de rojos y ocres que pintan la selva en esta época del año, las protagonistas son las leyendas: Brujas, fantasmas…¿La más popular? Doña Juana de Labrit, la madre de Enrique IV, que murió envenenada en este bosque.

Selva de Irati, Navarra.
Selva de Irati, Navarra.

Cómo llegar: Hay dos entradas para acceder a la Selva de Irati: Desde Orbaitzeta en el valle de Aezkoa, y desde Ochagavía en el valle de Salazar. Ambas localidades se encuentran situadas a poco más de 1 hora en coche desde Pamplona.

Parque Natural de Saja Besaya (Cantabria)

Cantabria es infinita también por esperarnos en nuestros viajes con maravillas como sus montes, y los del Parque Natural de Saja Beyasa se encuentran entre los más espectaculares de toda la cornisa cantábrica. El Parque Saja Besaya es refugio de hayas y robles y hogar de ciervos, corzos, jabalíes y algún que orto oso pardo. El parque es perfecto para ser disfrutado en familia -hay tres zonas de acampada y sus rutas son de baja dificultad- y, además, dentro del entorno del parque se encuentra el pueblo de Bárcena Mayor, una preciosidad de localidad que conserva algunas de las mejores muestras de la arquitectura popular montañesa.

Parque Natural de Saja Benasa, Cantabria.
Parque Natural de Saja Benasa, Cantabria.

Cómo llegar: La N-611, que une las localidades de Torrelavega y Reinosa. Esta ruta nos conducirá a los pueblos de Villasuso, Los Llares y Pujayo, desde donde se llega al sector noroccidental del parque. La segunda vía de acceso se inicia en la carretera N-634. Al llegar a la altura de la villa de Cabezón de la Sal tomaremos la CA-180, que nos aproxima al pueblo de Ucieda, donde se encuentra la principal zona de acampada del parque.

Tejera Negra (Guadalajara)

Conservado gracias a un excepcional microclima, el de Tejera Negra es uno de los hayedos más al sur de Europa. Integrado en el Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara, cuando llega el otoño el hayedo de la Tejera Negra se convierte en un auténtico espectáculo de la naturaleza. Para disfrutarlo a tope, lo mejor es realizar las dos rutas circulares -perfectamente señalizadas- y que pueden cubrirse a pie, la Senda de Carretas y la Senda del Robledal, o, si preferimos hacerlo en bicicleta, la ruta que lleva hasta el río Zarzas. Aunque el hayedo cuenta con un centro de interpretación, conviene informarse de su acceso (por ejemplo, el acceso al aparcamiento está restringido durante los fines de semana) en el teléfono 630 36 79 90.

 hayedo de Tejera Negra
El río Lillas, a su paso por el hayedo de Tejera Negra.

Cómo llegar: Accesos a Cantalojas desde Madrid por la A-1 hasta Km 103, tomar desvío N-110-Riaza y desvío CL-114-Ayllón. Desde Guadalajara por la CM-101 dirección Fontanar-Fuencemillán, CM-1001 Humanes-Cogolludo, CM-1006 Veguillas-Galve de Sorbe, GU-213 Cantalojas. Entrada libre. Necesario reservar plaza de aparcamiento en otoño.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (Huesca)

Con un acceso diario limitado a 1.800 visitantes, y restringido el acceso en vehículo privado en temporada alta y fechas de mucha afluencia (puentes, fiestas… Un autobús-lanzadera nos llevará allí desde el cercano pueblo de Torla), el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es uno de los hallados-abetales más espectaculares de todo el continente europeo. Las riberas del río Arazas son en estas fechas un espectáculo incomparable al que las cascadas Arripas son el complemento perfecto.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Huesca
Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Huesca

Cómo llegar: En Huesca, desde Broto dirección Torla al valle de Ordesa. Las carreteras N-260 entre Sabiñánigo – Torla – Broto y la A-138 entre Barbastro-Francia.

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook42Tweet about this on Twitter6Share on LinkedIn1Share on Google+0Email this to someone
Previous Pistas para que viajes con estilo a Vietnam
Next El Parque Nacional Kruger, el reino de los Cinco Grandes

Suggested Posts

Iñaki Rodaballo, del Punk Bach, ganador del X Concurso Nacional de Pinchos y Tapas de Valladolid

Las 7 Ciudades Maravilla del Mundo

Sintra, la capital del romanticismo portugués

Christian Lacroix, en el MUDE de Lisboa