Tras las huellas nicas de Ruben Darío


Casa Natal de Rubén Darío. Ciudad Darío, Nicaragua. Foto © Jesús Gª Marín - Tu Gran Viaje
© Jesús García Marín
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Nos vamos hasta Nicaragua para conocer parte de la historia de la casa natal de uno de sus mayores glorias, el poeta Rubén Darío.

Nicaragua amamantó a ese genio sin parangón que fue Rubén Darío. En efecto, Félix Rubén García Sarmiento o Rubén Darío (1867-1916), Príncipe de la Literatura Hispanoamericana y figura cimera de la Literatura Universal, nació en Metapa, hoy Ciudad Darío, departamento de Matagalpa, pero vivió buena parte de su infancia en León donde se encuentra su casa-museo y en la catedral su tumba.

Algunos de sus libros de primera letras tenían la siguiente inscripción:

Si este libro se perdiese,
como suele suceder,
suplico al que me lo hallase
me lo sepa devolver.
Y si no sabe mi nombre
aquí se lo voy a poner:
Félix Rubén Ramírez.

A su país, entre otras obras, le dedicó El viaje a Nicaragua, intermezzo tropical publicado en Madrid (ed. Biblioteca del Ateneo, 1909). En ese libro escribió el poeta:

“Tras quince años de ausencia, deseaba yo volver a ver mi tierra natal. Había en mí algo como una nostalgia del Trópico. Del paisaje, de las gentes, de las cosas conocidas en los años de la infancia y de la primera juventud. La catedral, la casa vieja de tejas arábigas en donde despertó mi razón y aprendí a leer”.

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous El mejor golf del Caribe, en Casa de Campo Resort & Villas
Next Barceló Viajes compra Special Tours

Suggested Posts

La gastronomía indonesia, en el Hotel Intercontinental de Madrid

El NH Collection Aranzazu, nuevo hotel en San Sebastián

El imprescindible tranvía 28 de Lisboa

Steiff Rimowa, maletas que son puro “Made in Germany”

1 Comment

  1. Una de las mayores virtudes de Ruben Dario era su esencia cosmopolita; el no tener una patria fija a la que se sintiera arraigado le permitio sentirse patriota en tantos sitios diferentes y amante de las culturas de cada lugar.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *