Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
5Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0

Desde el momento en que lo reservas hasta el momento en que te vas: estar alojado en La Mamounia, uno de los mejores hoteles del mundo, es algo que brillará para siempre en tu biografía viajera.

En algún momento, el Gran Viajero -afortunado, afortunadísimo Gran Viajero, en una medida que puede no tener que ver con su capacidad económica pero sí, desde luego, con la de disfrutar y valorar el momento y la vida-, se da cuenta de que, efectivamente, está en uno de los mejores hoteles del mundo -el mejor, para quienes conocen muchos de ellos- y de que, sí, ese viajero es él. Ese momento puede ser cuando una azafata del hotel, mostrando su nombre en un Ipad, le espera en el finger del avión y, ante el pasmo de sus compañeros de vuelo, le conduce sin pasar controles al exterior del moderno aeropuerto de Marrakech, en cuyo exterior le espera para trasladarse al hotel una berlina de lujo nada estridente -un Jaguar clásico- o un Jeep, un todoterreno de los que les gustan a quienes les gustan de verdad los coches. Ese momento puede ser también el de la bienvenida en la recepción, mecido por los aromas exclusivos del hotel, o cuando, un par de horas más tarde, tras haber dado unos largos en su piscina cubierta, vestida con mármol de Murano, alguien le sirve un zumo de naranja que sabe a ambrosía.

Vistas sobre Marrakech. Hotel La Mamounia de Marrakech. Los mejores hoteles del mundo en Tu Gran Viaje
Vistas sobre Marrakech

Quizá el momento de la revelación le llegue mientras pasea por sus ocho hectáreas de jardines, a la sombra de los dos mil olivos centenarios y acariciando los aromas de los miles de rosales, mientras fuera de las murallas -que fueron de la ciudad en tiempos- oye cómo Marrakech, una de las ciudades más excitantes del mundo, vibra lejana, aunque su corazón esté a apenas unos centenares de metros. O tal vez, solo tal vez, ese momento llegue cuando, tras una intensa jornada pidiendo que se pare el tiempo en la plaza de Jmaa el Fnaa, el Gran Viajero regresa caminando al hotel, cruzando el jardín de la Koutubia y, tras haber disfrutado de su mesa reservada en Le Marocain, repleta de delicias gastro tradicionales, suba a la habitación, abra sus balcones al jardín, mire hacia los jardines, tenuemente iluminados, inspire fuertemente y descubra que sí, que la felicidad era, es, esto.

Ofertas de La Mamounia en Tu Gran Viaje

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
5Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0
Previous La exposición Star Wars de Telefónica
Next Las 10 estaciones de esquí más exóticas y exclusivas del mundo

Suggested Posts

Barceló adquiere definitivamente Occidental

Planes viajeros irresistiblemente románticos

La Habana para un Gran Viajero (I)

FITUR 2016, el mejor FITUR de la historia