Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook25Tweet about this on Twitter19Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Próspera, hedonista y mediterránea: así es Tel Aviv, la ciudad que no para, y esto es lo que necesitas saber para inspirarte en tu escapada a Tel Aviv.

La historia de éxito es conocida. Casi de repente, una gran ciudad mediterránea se da cuenta de que tiene ante sí cuanto necesita para convertirse en el norte magnético de todas las brújulas: clima, infraestructuras, playas, prosperidad y, sobre todo, una población decidida a cumplir a rajatabla el estilo de vida mediterráneo, ese que empuja a acoger al desconocido, vivir en la calle y disfrutar hasta el amanecer. En España, pasó hace un par de décadas con Barcelona, imprescindible desde entonces; y en este momento, es Tel Aviv donde se está creando the-next-big-thing. Una capital compacta, de medio millón de habitantes -con una media de edad de 28 años y donde la mitad de los hogares son unipersonales: puro territorio single– que, al caer la tarde, llenan sus avenidas y calles dispuestos a pasarlo mejor que bien. Las comparaciones con Barcelona -por la efervescencia mediterránea y, desde luego, la misma bendita luz- o San Francisco y Madrid -por su electricidad creadora y condición de mecas GLTB- son evidentes, pero se quedan cortas para definir Tel Aviv, la capital económica de Israel, enclavada en una tierra donde la historia rebosa de cada piedra, y donde hierve un melting pot en el que coexisten, además de israelíes, desde jubilados norteamericanos a porteños fanáticos de Boca, pasando por iraníes, yemeníes o rusos, que debaten sobre cualquier cosa -de Messi a Kate Perry, de la sequía al precio de la vivienda- compartiendo un kalubi pulao afgano con el primero que se siente a su mesa.

Frente marítimo de Tel Aviv, Israel. Foto © Turismo de Israel
Frente marítimo de Tel Aviv, Israel. Foto © Turismo de Israel

Tel Aviv, una ciudad joven

Y, casi lo más sorprendente es saber que, hace apenas cien años, aquí no había más que la nada más absoluta y desértica. Ni una brizna de vegetación, ni un asentamiento. Tan solo dunas y, detrás, el desierto. Hasta que, en 1906, un grupo de pioneros se establecieron en las afueras de la ciudad de Jaffa, uno de los puertos más famosos de la Antigüedad, a la que pronto superaron en población e importancia -ambas ciudades se unieron en 1950, formando la actual Tel Aviv-Yaffo- y, de allí, sin parar hasta hoy, en que la ciudad no solo es uno de los centros mundiales de la alta tecnología sino, también -y muchos telavivianos dirían sobre todo-, una de las ciudades más hedonistas del planeta, un foco que atrae a artistas, creadores y bon vivants de todo el mundo. “Tel Aviv es color, sol, rústico, playas, cielo azul, moda, diseño… y, sobre todo, gente optimista que vive los días y las noches como si no hubiera un mañana”, dice Yossy Goldberg, uno de los diseñadores más reconocidos de Israel en su despacho de Elemento, su espectacular showroom de la ciudad vieja de Jaffa, el puerto de resonancias bíblicas al que siguen llegando, maravillados por su belleza mediterránea, los viajeros, que pierden el sentido -como lo perdieron ilustres viajeros como Napoléón- al pasear por un dédalo de calles con siglos de antigüedad repleto hoy de boutiques, galerías de arte y talleres de artistas, y donde lo común es encontrarse con una producción de moda de una revista internacional…

Mercado del Carmel, Tel Aviv. Foto © Tu Gran Viaje
Mercado del Carmel, Tel Aviv. Foto © Tu Gran Viaje

Tel Aviv, la ciudad que nunca para

“Dicen que Tel Aviv es la ciudad que nunca para, y es cierto”, dice la artista y mecenas neoyorquina Ilana Goor en la increíble azotea de su residencia-museo (Mazal Dagim 4, www.ilanagoor.com), un edificio de tres siglos sobre el puerto de Jaffa, que atesora una de las mejores colecciones privadas de arte del Mediterráneo oriental en la que caben desde Giacometti a arte tribal africano, y que es un must para cualquiera que esté en la ciudad, desde presidentes estadounidenses a viajeros anónimos. “Para mí, y con todos los cambios después de tantos siglos, Jaffa sigue siendo un lugar mágico, donde sentir la historia pero, sobre todo, la belleza”.

Jaffa, Tel Aviv. Foto © Tu Gran Viaje
Jaffa, Tel Aviv. Foto © Tu Gran Viaje

Entonces, ¿qué es Tel Aviv? Más allá de que acoja la mayor colección mundial de edificios Bahuaus alrededor del Rotschild Boulevard -gracias a lo cual es Lugar Patrimonio de la Humanidad-, o a su condición de capital mundial de street art gracias a centenares de graffitis, muchos atribuidos a Banksy, la ciudad se incrusta en quien la visita por varias razones de peso. Una, el Tayelet, su fachada marítima, de catorce kilómetros y en los que hay una estupenda colección de trece playas urbanas para todos los gustos y sensibilidades: la de Nordau, para ortodoxos, la del Hilton para GTLB, las de Aviv y Gordon, para los locos del volley-playa… Y, en todas ellas, amigos jugando al matkot, una especie de squash playero oriundo de la ciudad, como si les fuera la vida en ello, y beach bars como el Banana Beach o el Lamer donde los amigos comparten una cerveza mientras el sol desaparece a velocidad de vértigo, arrancando rosas imposibles de la arena de la playa.

 Mercado de Carmel, Tel Aviv. Foto © Tu Gran Viaje
Artesano en el Mercado de Carmel, Tel Aviv. Foto © Tu Gran Viaje

La noche de Tel Aviv

Otra razón para vivir ya una escapada a Tel Aviv es su vida nocturna, con el Block (Levinksi, 104), probablemente el mejor club de Israel, a la cabeza, que también pasa por el Tayelet y los restaurantes y bares que se asoman a él, los bares abiertos hasta la madrugada del barrio del Rotschild Boulevard -como el Armadillo, en Ahad Ha’am 51-, el ambiente bohemio de las calles de Neve Tzedek y sus wine bars -Pri Ha’Gefen (4 Ehad Ha’Am), con más 250 etiquetas, y Jajo Vino (47 Shabazi), íntimo y muy popular entre las celebs patrias-, o los locales de la nueva zona de moda, la calle Dizengoff, que fue siempre la calle más elegante de la ciudad y, aunque en algunos tramos se nota el paso del tiempo, sigue siendo uno de los mejores lugares de la ciudad para vivir la noche: el Michal (en el 230) y el Mila Bar (Dizengoff 164) son dos direcciones seguras donde nunca faltan ambiente y gente guapa.

Jajo Vino Tel Aviv
Jajo Vino, uno de los imprescindibles del ocio de Tel Aviv.

Y, desde luego, la razón principal, su gente: Patinadores de todas las edades que se lanzan a toda velocidad por el paseo marítimo mientras suben a Instagram fotos del skyline gracias al wifi gratuito que cubre casi toda la ciudad, y agricultores que venden a los hipsters el fruto de sus cosechas, cultivadas en el desierto con técnicas de ciencia-ficción desarrolladas en los rascacielos del distrito financiero. Abuelas drusas que muelen pan en cualquier calle, y peluqueros que invitan a té en su salón al viajero que se para ante la puerta de su salón a consultar su mapa… Puro carácter mediterráneo. “Cuando en Jerusalén alguien te dice “vamos a tomar café”, te está invitando a su casa; cuando te lo decimos en Tel Aviv, queremos decir “vayámonos por ahí a tomarlo, a donde sea”, cuenta Igal Zeevi, historiador, ante un magnífico expreso doble en el Dallal (Ahad Ha’Am St 144), uno de los locales más recomendables de este Neve Tzedek al que expats y smart travellers han aupado, muy merecidamente, a lo alto de la lista de los barrios más cool del mundo. Y es que eso es Tel Aviv: puro territorio cool. Y siempre habrá alguien que le invite a un café.

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook25Tweet about this on Twitter19Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous Alemania, protagonista de la XII Semana de la Arquitectura
Next Tu Gran Viaje a Cracovia (I)

Suggested Posts

Llega MadrEAT, el primer street food market de Madrid

De vuelta al hotel Royal Palm Mauricio

Un avión de premio Nobel

Cosas que todo foodie en Flandes debe saber

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *