Historia, diseño, arte y gastronomía se dan la mano en una ciudad que se niega a pasar desapercibida entre los rincones de Estados Unidos de visita obligada. Y nosotros te vamos a dar las diez razones por las que debes viajar a Filadelfia.




A menos de dos horas de Times Square, si nos decidimos por coger un autobús en Penn Station, encontramos una joya que no tiene mucho que envidiar en belleza a Nueva York. Hablamos de Filadelfia, una ciudad que espera a aquellos grandes viajeros que quieran adentrarse en una de las urbes más dinámicas, eclécticas y completas de Estados Unidos; con la particularidad de que, además, es posible recorrérsela andando, sin necesidad de echar mano del transporte público para visitar la gran mayoría de sus lugares emblemáticos.

 

Galería de imágenes: Filadelfia, una ciudad de diez

Liberty Bell

Liberty Bell
Imagen 1 De 10

La "campana de la Libertad" es uno los símbolos más importantes de la historia de Estados Unidos, y fue paseada por todo el país antes de quedarse para siempre en Filadelfia. Con su famosa grieta, es cuestión de peregrinación para muchos estadounidenses. La visita es gratuita, pero hay que tener paciencia si queremos una foto con la campana, porque todo el mundo quiere una.




Quizás sea precisamente esa cercanía a Nueva York lo que hace que muchas veces pase desapercibida, incluso para los que aterrizan en su aeropuerto y se dirigen a la Gran Manzana o a Washington DC. O que solo se le dedique una jornada de pocas horas. Una pena. Filadelfia merece la pena para, al menos, 48 horas. Dos días en los que visitar sus rincones más importantes y desconectar, así como para bucear en la historia de Estados Unidos. De hecho, ni si quiera hace falta recorrerlos todos para enamorarse de la ciudad más poblada de Pennsilvania. Así que toma nota y no dejes de viajar a Filadelfia.