Ranario costarricense


ranas de Costa Rica
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook0Tweet about this on Twitter4Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Que Costa Rica es pura vida es algo que todo el mundo conoce -y si no, nosotros te hemos contado porqué aquí. Así, no es de extrañar que uno de los iconos que mejor refleja esa increíble biodiversidad es la rana, ligada ya en nuestro imaginario colectivo a Costa Rica, y sobre las que te contamos todo.

Paradójicamente, uno de los príncipes de la extraordinaria biodiversidad costarricense es la rana. Veréis ranitas, ranas y sapos en muchos sitios: en los ranarios, en los jardines de algunas cabinas y hoteles, en el INBÍO, en parques y reservas naturales, en postales, a modo de souvenir, etcétera. Os llamarán especialmente la atención las más pequeñitas, las hay del tamaño de una uña y resultan muy graciosas (las más grandes entre éstas alcanzan los 4 centímetros, las normales suelen medir 2 centímetros). Bastantes ranitas son venenosas si se comen o si entran sus toxinas al rozarlas con una herida abierta, pero de no ser así no pasa nada. De todas formas su veneno en contadas ocasiones es letal, aunque sí puede molestar, intranquilizar y hacer que enferméis durante semanas.

Las ranas de Costa Rica

Por ejemplo, la rana de rayas amarillas, si se come podría matar a una persona que fuera alérgica. Ahora bien, ¿por qué son venenosas? Pues para defenderse de sus depredadores naturales, que las conocen por sus llamativos colores y ya no se las comen (tienen inscrito en su código genético que esas indefensas ranitas les pueden dar un buen disgusto). ¿Cómo se genera ese veneno que las ranitas llevan en el cuerpo? Su alimento favorito son las termitas (en los bosques tropicales, con tanta madera en descomposición, las termitas son abundantísimas); pues bien, las termitas pasan sus alcaloides a las ranitas y éstas los somatizan y los convierten en su particular arma. Sin embargo, estos anfibios tienen un buen problema: son muy frágiles -un poco de repelente de mosquitos puede matarlos-, y dependen completamente de un medio en estado puro o virgen. Por eso, si las ranas van desapareciendo, quiere decir que el bosque se está degradando.

Ranas de Costa Rica

En cuestión de ranas, la hembra la que manda. Su color o colores también ayudan a evitar la deshidratación. Cuando están aletargadas su metabolismo disminuye mucho y pueden vivir mucho tiempo. Hay ranas que apenas necesitan agua, que se apañan con las poquitas gotas que se acumulan en las hojas de las bromelias, y con esas reservas andan tirando. Los renacuajos se alimentan de materia orgánica, incluso algunas madres les dan de comer los huevos estériles (en la Naturaleza todo se aprovecha, nada se destruye). Por último, añadir que cerca de San José hay un centro (Instituto Clodomiro Picado) especializado en fabricar antídotos que salvan el veneno de las serpientes. Os aconsejamos que visitéis el Ranario de Monteverde.

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook0Tweet about this on Twitter4Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous El NH Madrid Zurbano reabre sus puertas
Next Iberia regresa a Puerto Rico en 2016

Suggested Posts

Norwegian volará a Estados Unidos

Flik Flak viaja a Londres

Rumbo a Art Basel Miami 2016

GastroJornadas 2015 en Ibiza

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *