La Colección Abelló, en Madrid


El violonchelista de Modigliani, Colección Abelló
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
0Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0

Desde el pasado 2 de octubre y hasta el 1 de marzo de 2015 se puede ver en el Ayuntamiento de Madrid, antes Palacio de Correos, una de las colecciones privadas de arte más importantes del mundo, la de Juan Abelló y de su mujer Anna Gamazo. Abelló saltó a la fama mediática cuando fichó a un joven abogado del Estado tudense, Mario Conde, y juntos pegaron aquel famoso pelotazo financiero que consistió en vender la empresa farmacéutica Antibióticos a la italiana Montedison por la friolera de 60.000 millones de las antiguas pesetas. Desde aquella espectacular operación, que todavía se estudia en las escuelas de negocios, Abelló ha seguido haciendo dinero y actualmente está en el top veinte de los más ricos de España, pero con la diferencia de que algunos de sus recursos los ha invertido en juntar una colección de arte muy importante, es verdad que de aluvión, pero marcada por su propio gusto y, no nos engañemos, por lo que hay disponible en el mercado.

“De curar los resfriados a comprar Picassos”

En el caso de Abelló no se ha tratado tanto de comprar arte para invertir como de adquirir porque la obra en cuestión era de su gusto. El gusanillo por el arte se lo inculcó su padre que tenía una industria farmacéutica -¿quién no recuerda el Frenadol? Pues ese medicamento para el resfriado lo producía el progenitor de Abelló, que también era aficionado a la pintura, y desde pequeñitos paseaba a sus hijos por las pinacotecas más importantes del mundo.

Zurbarán, Bacon, Miró

En la selección de los cuadros que pueden verse en Madrid no se muestran obras de artistas vivos, sí se pueden ver pinturas de Ribera, Zurbarán, Murillo, El Greco… y del otro Siglo de Oro de la pintura española, o sea el siglo XX con Dalí, Picasso, Gris y por supuesto con Joan Miró. Por poner un ejemplo, hay prácticamente media sala dedicada a Miró en la que se pueden apreciar cinco obras suyas de distintas época: 1934, 1942 y sobre todo el rotundo cuadro mironiano “homenaje a Picasso” pintado en 1971 que es una rareza por carecer de color o por tener un color solo, el negro. Esta magnífica obra hecha con tinta china es una muestra de cómo la caligrafía japonesa es tratada a la manera de Miró…

Información práctica

Dónde: Centro Centro (Plaza de Cibeles, 1, Madrid).
Cuándo: hasta el 1 de marzo de 2015. Horario: Martes a domingo, de 10h a 20h.Cerrado todos los lunes y los días 24,25 y 31 diciembre, 1 y 6 de enero.
Precios:Entrada general: 6€. Entrada gratuita: Niños menores de 12 años y, el primer martes de cada mes, todos los visitantes en horario de 10 a 20h.

Previous Navibus 2014, el autobús navideño de Madrid
Next Río de Janeiro: Mira qué playas más lindas

Suggested Posts

“República Dominicana debe ser uno de los destinos favoritos de los españoles”

Tacos, lágrimas y caracoles

Nuevo Radisson Blu Resort & Spa Gran Canaria Mogán

Christian Lacroix, en el MUDE de Lisboa

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *