Un gran viaje a la cultura Mochica


El arte mochica del antiguo Perú. Oro, mitos y rituales. Caixaforum Zaragoza
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
0Email this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0

La exposición de CaixaForum Zaragoza “El arte Mochica del antiguo Perú. Oro, mito y rituales”, exhibirá hasta el 12 de febrero 200 piezas de la cultura mochica.

La exposición de CaixaForum Zaragoza “El arte Mochica del antiguo Perú. Oro, mito y rituales”, exhibirá 200 piezas de esta poco conocida civilización preincaica en forma de cerámica y joyas, además de objetos ceremoniales y rituales elaboradas con materiales preciosos.

La civilización Mochica (también llamada Moche) es una de las culturas peruanas que más se desarrolló tanto urbanística, como cultural y socialmente. De hecho, tuvieron un desarrollo económico sorprendente en la costa norte del país y fueron los mejores navegantes y pescadores de América precolombina gracias a las pequeñas embarcaciones llamadas caballitos de totora, que les permitían adentrarse en el mar.

Los objetos de cerámica sirvieron a los mochicas para plasmar su particular visión del mundo, plena de rituales y símbolos. Las vestimentas adornadas con los atributos de los animales sagrados expresaban el poder de sus líderes y su ascendencia divina.

Esta exposición, 100% propiedad del Museo Larco de Lima, forma parte de una muestra itinerante que lleva ya casi dos años de tour y ha visitado las ciudades de Barcelona, Madrid, Palma de Mallorca, Gerona y Tarragona.

El arte mochica del antiguo Perú. Oro, mitos y rituales. Caixaforum Zaragoza


En Tu Gran Viaje, te damos #MilRazonesParaViajar

¡Suscríbete a Tu Gran Viaje!

banner-booking-750b




Previous Los escenarios de Star Wars en Irlanda
Next Mil Razones Para Viajar #1: Irlanda, Burdeos y "La España Vacía"

Suggested Posts

Paul Noel, Responsable para el Sur de Europa de Logis

Blue Wave, el mejor bar del mundo

Nueva York en la habitación 710

Tiburones y naufragios: Un día cualquiera en Darling Harbour