El Hotelito, tu oasis privado a un paso de Madrid


El Hotelito. Priceless Cities
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook85Tweet about this on Twitter7Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Calienta motores para tus vacaciones de verano con una escapada de las que no tienen precio: una noche en El Hotelito, en el corazón de Gredos. Una irresistible experiencia de Priceless Cities que podrás vivir al mejor precio por ser Titular de Tarjeta MasterCard. ¿Te apuntas?

No te has dado cuenta de cómo ha sucedido, no sabes cómo ha pasado, pero en tu día a día ya está presente el verano. Has navegado durante los primeros meses del año soñando despierto con un momento -que es, sobre todo, una sensación- como éste: El de guardar, ahora sí, la ropa de invierno, abrir todas las ventanas -las de casa, las de la oficina, las del coche- y relamerte ante unas vacaciones veraniegas que te esperan a la vuelta de la esquina. Pero aún queda un poco para que llegue ese momento, y necesitas sí o sí zambullirte -con todo el estilo- en el silencio y en la calma, en la ausencia de estrés que te carga las espaldas y reponer las energías necesarias para atravesar con el mejor de los ánimos este maravilloso mes de junio que es, a veces, una nobody’s land entre la dura temporada invernal y el descanso estival.

El hotelito, Navaluenga. Priceless Cities

Una propuesta ideal para ello -y exclusiva para Titulares de Tarjeta MasterCard– es con la que te susurra, desde un valle en el corazón de Gredos y la Sierra de Ávila, El Hotelito, en Navaluenga. Se trata de un complejo rural repleto de encanto a tan solo cien kilómetros de Madrid, y allí vas a encontrar tu propio oasis: sus modernas habitaciones -en las que mandan la madera y el cuero- disponen de jardín privado, que te dará los buenos días en cuando te despiertes gracias a sus amplios ventanales de suelo a techo. ¿Hay mejor manera de comenzar el día?

el hotelito navaluenga priceless cities

En El Hotelito podrás disfrutar, además de la espectacular naturaleza de la zona, de actividades muy placenteras, de esas que te reconcilian con la vida: catas de vinos, paseos a caballo, rutas ornitológicas, senderismo, golf, deportes náuticos en el pantano del Burguillo… Una colección de estímulos viajeros que tienen su continuación en el patrimonio histórico de Navaluenga: el puente románico -construido en el siglo XVI para facilitar el paso de ganado a la sierra, y llamado así porque imita las formas románicas-, la iglesia de Nuestra Señora de los Villares, del siglo XIV, o la necrópolis medieval de Fuenteávila, que data de los siglos IX al XII.

Puente Románico de Navalengua. Foto CC 2.0 Amancebog
Puente Románico de Navaluenga. Foto CC 2.0 Amancebog

Tu plan Priceless Cities

¿A que es una propuesta irresistible, perfecta para una escapada de fin de semana antes de comenzar las vacaciones? Pues ven con Priceless Cities y disfruta hasta el 30 de junio por 155€ de este paquete exclusivo para Titulares de Tarjeta MasterCard, que incluye una noche de alojamiento en habitación doble; jardín privado; desayuno para dos; y bañera de hidromasaje. Encuentra toda la información sobre esta propuesta en este enlace.

¿Qué es el Programa Priceless?

Priceless Cities es una plataforma global de experiencias y ofertas únicas para Titulares de Tarjeta MasterCard, que permite vivir de una forma diferente las principales ciudades del mundo en asociación con los partners más icónicos de cada una de ellas. Así, Priceless Cities lleva a los participantes entre bastidores, reserva sitios en primera fila, invita a experiencias privadas y ofrece entradas para los eventos más codiciados. Todo en exclusiva para Titulares de Tarjeta MasterCard. Encuentra toda la información en www.priceless.com

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook85Tweet about this on Twitter7Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous Túnez, en directo
Next El verano gastronómico de Flandes

Suggested Posts

Planes de Verano en Bilbao

La magia de India, en B the travel brand Xperience

Verano musical en la República Checa

Ranario costarricense