Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook16Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Hasta el próximo 11 de enero, el festival Geneva Lux iluminará la ciudad en tres ubicaciones: las plazas Longemalle y Bel-Air, y la isla Rousseau con obras únicas de artistas suizos e internaciones que pondrán en valor el patrimonio ginebrino.

Creado por iniciativa de Guillermo Barazzone, el objetivo del festival es desarrollar un museo urbano de esculturas y obras artísticas de luz que sorprenda año tras año. En la edición de estas navidades, el artista Gaspard Lautrey ha sido el designado para iluminar la plaza Longemalle a partir de la imagen de una planta -el physalis- con lámparas de hasta cinco metros, que se abren y cierran proyectando formas en el pavimento de la plaza. Este proyecto, original y mágico, está inspirado en la idea de crear formas infinitas a partir de un mismo objeto pero variando su geometría.

Pont Bergues de Ginebra - Geneva Lux Festival

El Pont Bergues de Ginebra, iluminado en el Geneva Lux Festival

En la plaza de Bel-Air, y a imagen y semejanza de los viajeros y exploradores que expandieron los horizontes del mundo, Cédric Le Borgne nos invita a posar una nueva mirada sobre nuestra realidad cotidiana, a soñar, a elevarnos sobre nuestro día a día… Un auténtico juguete en sus manos, el espacio urbano no tiene secretos para este artista, al que hace cobrar vida con los personajes que crea con la luz. La transparencia de los materiales que emplea crean una cohesión total con la decoración urbana, invisible durante el día y que toma vida durante la noche. Esta obra efímera que crea para el festival es un sutil vínculo entre cielo y tierra, entre ensoñación y realidad.

En la isla Rousseau, Sebastien Lefèvre busca con “Luz de Occidente, poesía de Oriente” sacudir el paisaje urbano. Especialmente poético, su obra nos sumerge en un paisaje japonés gracias a miles de “furins” (campanas japonesas) suspendidas de pequeños rectángulos luminosos y que convierten a la isla Rousseau en un auténtico templo de la luz. Estos 1.500 furins son de fibra óptica y cada uno de ellos consume tan solo un vatio al día.

La rue du Rhône se adorna con la Vía Láctea gracias a Daniel Schlaepfer y su obra, formada por miles de puntos luminosos repartidos por la calle cuya intensidad lumínica según su proximidad al centro de la calle, formando una vía lumínica realmente preciosa.

Vive en primera persona el Festival de la Luz de Ginebra al mejor precio con Tu Gran Viaje!

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook16Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone