Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook181Tweet about this on Twitter15Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Dice la leyenda que Vlad Tepes, Drácula, nació en la coqueta Sighisoara, una de las ciudades medievales más bellas y mejor conservadas de Europa.

Fundada por los sajones en el siglo XII, Sighisoara es una de las poblaciones más bellas de Rumanía y, también, una de las que mejor ha conservado -de toda Europa- su herencia medieval, hasta el punto de que fue declarada por la UNESCO como Lugar Patrimonio de la Humanidad.

Panorámica de Sighisoara desde la Torre del Reloj. Foto © Tu Gran Viaje

Panorámica de Sighisoara desde la Torre del Reloj. Foto © Tu Gran Viaje

Atravesada por el río Tarnava, Sighisoara tiene como arteria principal la Strada Iliara Chendi, a la que se asoman edificios oficiales, establecimientos comerciales, hoteles como el Central Par Hotel y que es, sobre todo, el límite sur de la Ciudadela, la única ciudadela medieval habitada en Europa: un laberinto de plazoletas y callejuelas empedradas repleto de construcciones de los siglos XIV, XV y XVI que se encuentran a la sombra de las nueve torres que se conservan de las catorce que llegó a haber en la época dorada de la ciudad, los siglos XIV y XV. La más alta de ellas es la Torre del Reloj (Turnul cu Ceas, en rumano), una construcción de estilo barroco que alcanza los 64 metros de altura y que reemplazó, en 1677, a la torre original, que ardió en un incendio.

La Torre del Reloj (Turnul cu Ceas) de Sighisoara. Foto © Tu Gran Viaje

La Torre del Reloj (Turnul cu Ceas) de Sighisoara. Foto © Tu Gran Viaje

Trescientos escalones hay desde la base de la torre hasta su cima, donde una terraza rodea el pináculo de la torre y donde se puede visitar un pequeño museo y, sobre todo, el carillón, instalado en 1648, con figuras de madera originales de la época que simbolizan los días de la semana y que, en cada hora en punto, se asoman al exterior. La pequeña escultura que corona el pináculo de la torre es un gallo de oro que, cuenta la leyenda -que nosotros nos creemos firmemente-, predice el clima.




La cuna de Drácula… ¿o no?

Y, por supuesto, tratándose de Transilvania, Drácula está presente también en Sighisoara. En concreto, en la plaza principal de la Ciudadela, donde está un edificio medieval en cuya fachada de amarillo chillón hay una placa que reza que entre 1431 y 1435 nació en ella Vlad Tepes, el mítico Vlad el Empalador en que se inspiró -entre otros personajes históricos- Bram Stoker para crear su Dracula. Hoy, el edificio alberga el restaurante más famoso de la ciudad, el Vlad Dracul Restaurant (Strada Cositorarilor 5), con una agradable terraza en la que dar cuenta de platos de la gastronomía rumana más tradicional y, también, donde hay un pequeño museo con objetos relacionados con la saga de los Vlad (Dracul, el padre, y Tepes, el hijo), entre los que destaca un fresco, que decora uno de los salones, en el que aparece Vlad.

Salón del Vlad Dracul Restaurant de Sighisoara. Foto © Tu Gran Viaje

Salón del Vlad Dracul Restaurant de Sighisoara. Foto © Tu Gran Viaje

Guía práctica de Sighisoara

Para dormir en Sighisoara, dos direcciones a tener en cuenta son el Central Park Hotel (Piata Hermann Oberth, 25. www.hotelcentralpark.ro), que ocupa un edificio de finales del siglo XIX y que albergó, entre otras instituciones, el ayuntamiento de la ciudad y que es uno de los más elegantes hoteles de todo Transilvania, y el Hotel Sighisoara (Strade Scoli, 4-6. www.sighisoarahotels.ro), un caserón medieval perfectamente conservado de decoración tradicional y todas las comodidades. Abundan en el interior de la Ciudadela establecimientos para adquirir recuerdos, y de todos ellos, el más destacable es la House on the Rock (Piata Cetatii, 8), en una catacumba debajo del International Café, donde se exhiben y venden obras de arte asequibles, basadas en la tradición y creadas por artistas de la ciudad.




Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook181Tweet about this on Twitter15Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone