Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook121Tweet about this on Twitter11Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

No digas “compras”, di “Milán”. La capital de Lombardía lo es, además, de la moda. Su shopping experience hace buenos todos los tópicos asociados a la moda italiana: nunca una ciudad como Milán estuvo tan llena de gente bien vestida.

Cuando, previamente a conocerla, uno se pasa la vida oyendo hablar de la condición de Milán como “capital de la moda”, se imagina que la capital lombarda es (abrimos el cajón de los tópicos), además del sitio al que llaman hogar dos de los mejores equipos de fútbol del mundo -Milán e Inter-, donde están la Scala y el Duomo y la Última Cena, un lugar repleto de boutiques de lujo, coquetas tiendas de moda y donde sus habitantes se pasean insultantemente bien vestidos, con esa elegancia falsamente descuidada que nos seduce desde que les descubrimos -“¿Cómo lo harán estos italianos para ir siempre taaan elegantes?”- en nuestros ya algo lejanos Interrailes. Pues bien, todo esto -hasta lo de los lejanos Interraíles: ya hace veinte años que pasaron veinte años- es cierto, envidiosamente cierto.

El Cuadrilátero de la moda: la Via Montenapoleone, la Via Della Spiga, la Via Sant’ Andrea y la Via Borgospesso

Dejemos la Scala a un lado, al lado de la galería Vittorio Emmanuele II, que está a su vez a un lado del Duomo; dejemos la sana costumbre del Cinzano frío y los apperitivi y contribuyamos a que el sur de Europa remonte el vuelo de la mejor -alguien al final de la sala dice “única”- manera posible: gastando euros. Paseémonos con el embobamiento que merece por el “Cuadrilátero de la Moda” (comprendido entre la Via Montenapoleone, la Via Della Spiga, la Via Sant’ Andrea y la Via Borgospesso). Comencemos por Vía Montenapoleone, una de las pocas calles del mundo que hace justicia al concepto de “milla de oro”, y comencemos a tachar nombres de nuestra lista mientras otros, más afortunados que nosotros y más, digamos, con fortuna tangible, compran, compran y compran en las entre barrocas y austeras -pero siempre elegantes- flagships stores de Gucci (en el nº 7), Gianni Versace (en el nº 11), La Perla (en el nº1), Louis Vuitton (en el nº 2), Ralph Lauren (en el nº4); Bottega Venezia (en el nº 5), Gucci (nº 7), Prada Donna (nº 8), Armani Junior (nº 10), Gianni Versace (nº 11), Valentino (nº 20), Alberta Ferretti (en el nº 21) o Christian Dior, en el nº 21.

Via Monte Napoleone, Milán

Los apellidos de los mejores y más renombrados diseñadores del mundo salpican estas recoleta parte del callejero milanés: sigamos caminado y demos a Via della Spiga,  donde nos aguardan Dolce&Gabanna Accesori (en el nº2) y Woman (en el nº26), Prada Accesories (en el nº18), Just Cavalli (en el nº 30) y Roberto Cavalli (en el nº 42), Fendi (en el nº9), Marni en el nº 50 y Byblos, en el nº 30. Hacen suya Via Sant’Andrea los nombres de Chanel, Armani, Moschino, Kenzo y, en el 31 de la Via Alessandro Manzoni, Spazio Armani, la tienda bandera de Armani, orgullo del diseñador donde aguardan el portfolio al completo de Emporio Armani, Armani Casa y Armani Fiori.

Spazio Armani, parada imprescindible de cualquier ruta de shopping por Milán

Spazio Armani, parada imprescindible de cualquier ruta de shopping por Milán.

Grandes firmas y moda alternativa

Recuperémonos: descansemos los sentidos de tanto embotamiento en el Emporio Armani Café, o hagamos acopio de fuerzas en el restaurante japonés Nobu, en los bajos del edificio, y que es uno de los establecimientos estrella de la cadena de Robert de Niro). Sin olvidar que este Spazio Armani no es la única flagship store en sumar un restaurante a su oferta (y a su altura): Dolce & Gabanna ha hecho lo mismo con el suyo propio, el Gold. Sin salir de Via Manzoni, acerquémonos a Paul Smith, en el 32, o al Armani Casa -sí-, en el 37.

De compras en Milán con Tu Gran Viaje. Shopping en Millan. La flagship store de Dolce & Gabanna en Via della Spiga

La flagship store de Dolce & Gabanna en Via della Spiga, Milán.

Pero no todo es lujo y precios prohibitivos: podemos -y debemos- tener una shopping experience milanesa, y para ello no basta con darse una vuelta por  Corso Vittorio Emanuele, Corso Buenos Aires, Via Torino y Corso di Porta Ticinese, cuatro calles donde encontraremos el clásico de las compras milanés -los grandes almacenes Rinascente- a locales de todas las grandes marcas globales (desde Camper a H&M o Max Mara). Si lo nuestro es lo alternativo, la ropa vintage, los accesorios con sabores étnicos, distintos, tenemos que acercarnos a la zona de Navigli. No conviene olvidar otra recomendabilísima alternativa: los outlets, muy numerosos en la ciudad y alrededores. El más concurrido es Il Salvagente (“El ahorrador”), en Via Fratelli Bronzetti 16, al que rodea un número sinfín de leyendas urbanas acerca de precios imposibles en artículos de lujo pero que, bien es cierto, en cuyas tres plantas, como sucedía en el Klondike durante la fiebre del oro, puede pasar cualquier cosa (un par de zapatos en mi armario lo demuestran).

Datos prácticos

Volar a Milán: Desde Madrid y Barcelona, hay 11-12 vuelos directos diarios a Milán con las compañías RyanAir (al aeropuerto de Bérgamo), Easyjet, Air Europa, Iberia, Vueling y Alitalia.

Milán está servida por tres aeropuertos (los dos de Malpensa y el de Linate) y, además, por el Bérgamo, utilizado por muchas líneas low cost, como Ryanair. Malpensa está bien conectado con la capital lombarda. El trayecto dura aproximadamente una hora en coche por la autopista A8 . También hay servicio de transporte (Malpensa Bus Express, Malpensa Shuttle Air Pullman) que la conectan con la Stazione Centrale y el aeropuerto de Linate. También está conectado por tren a las estaciones Central y Cadorna, con paradas intermedias en Garibaldi y Bovisa (Malpensa Express).

Linate está muy cerca del centro, con el que está comunicado con el autobús nº 73, que llega a la Piazza San Babila. Linate es también servicio de autobuses lanzadera que unen privado al aeropuerto con la Stazione Centrale (Estación Central), Ciudad Fiera Milano, Rho ferial y el aeropuerto de Malpensa (Starfly, Air Pullman NOLEGGI y Malpensa Shuttle Air Pullman).

El aeropuerto de Bérgamo, el Orio al Serio, se encuentra a una hora en coche de Milán por la Autopista A4, y está bien comunicado con el centro de la ciudad por autobús (Autostradale, Locatelli Air Pullman) que lo conecta con la Stazione Centrale (Estación Central), de Milán. Por ferrocarril, a Stazione Centrale de Bérgamo se puede llegar con los autobuses que salen cada diez minutos desde y hacia el aeropuerto.




¡Suscríbete a Tu Gran Viaje!




banner-booking-750b




Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook121Tweet about this on Twitter11Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone