Tentaciones de Ámsterdam


Tentaciones de verano en Ámsterdam
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook15Tweet about this on Twitter2Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Sobran las razones para viajar a Ámsterdam. Pero, por si acaso necesitaras más, te proponemos las más recientes. ¿Nos acompañas?

Ámsterdam es uno de esos lugares a los que regresar con frecuencia. Es acertadísima, y muy agradecida, esa mezcla de modernidad urbana, alta cultura y precios ajustados, en un tamaño de ciudad accesible a pie: siempre es una escapada de lo más interesante. Y aunque no es Ámsterdam una ciudad cara para viajar -realmente, es una de las escapadas más asequibles que podemos realizar en Europa continental-, para que el presupuesto no se dispare, lo más importante es encontrar vuelos baratos: y en Vuelo24.es puedes encontrarlo al mejor precio. Una vez con tu billete ya reservado, relájate y disfruta: lo mejor está por llegar.

Siempre hay un buen sitio para comer en Jordaan o una nueva galería en Rozengracht esperando a ser descubiertos, y me encanta poder moverme en tranvía y en bicicleta, asaltar cualquier Febo por apenas un puñado de euros y contemplar sin prisa uno de mis dos cuadros favoritos, La Ronda de Noche de Rembrandt, en el Rijksmuseum, el “arca de la alianza” del arte flamenco. El museo es simplemente espectacular, tanto por la colección que alberga -cabe de todo: desde lo mejor de la pintura flamenca hasta las vitrinas rebosantes de obras de arte hechas en metales preciosos- como por el edificio, que hace apenas unos meses estrenó una reforma integral, obra de dos paisanos, los arquitectos sevillanos Antonio Cruz Villalón y Antonio Ortiz García, y que lo ha dejado como nuevo. Si a todo esto además le sumas que en los nuevos jardines del museo hay durante todo el verano una exposición de doce esculturas de Henry Moore, ya el plan es perfecto. Y si te gusta la escultura, estás de enhorabuena: hasta finales de septiembre se podrá visitar en diferentes puntos de la ciudad la ‘International sculpture route Artzuid’, exposición escultórica en la que se podrán admirar obras de Eduardo Chillida, Pablo Picasso y Cristóbal Gabarrón, entre otros artistas internacionales.Y si lo que quieres es más arte, no dejes de visitar, hasta el 14 de septiembre en el Hermitage ‘Gauguin, Bonnard, Denis: El gusto ruso por el arte francés’, una muestra que trae a Ámsterdam destacadas obras de esta corriente artística de finales del siglo XIX y principios del XX, que en los años que siguieron a la eclosión del Impresionismo, apostaron por una forma distinta de entender la pintura.

 

Tentaciones de Ámsterdam. Museo de Ana Frank. Foto © Turismo de Holanda
Museo de Ana Frank. Foto © Turismo de Holanda

No puedes dejar de alquilar una bicicleta en Amsterdam y convertirte por unas horas en uno de los más de setecientos mil ciclistas que hay en la ciudad. No olvides que las bicis son de frenos de contra pedal -para frenar debes echar los pedales hacia atrás: es muy sencillo e intuitivo, pero necesitarás unos minutos para acostumbrarte- , y el tráfico de bicis, súper fluido. Casi todas las calles importantes tienen su correspondiente carril habilitado para las bicicletas, y cada dos por tres encuentras un lugar habilitado para dejar la tuya. No hay mejor manera para descubrir el Barrio Rojo, Las Nueve CallesDe 9 Straatjes en flamenco-, un conjunto de callecitas bucólicas del centro en las que se encuentran algunas de los mejores y más curiosas tiendas de la ciudad, o el barrio de Joordan, probablemente el más cool y cosmopolita de toda la ciudad. Es aquí donde está la Casa de Ana Frank, pero no es a ese reclamo al que yo vengo, sino al recuperar fuerzas con una cerveza bien tirada en el Café T-Smalle, uno de los brown cafés (que son los “bares de barrio” de Amsterdam, y que se les llama marrones por el tono de las maderas que lo decoran, que dice la tradición son oscuras por años y años de recibir el humo de los fumadores).

 

Tentaciones de Ámsterdam. Las Nueve Calles de Ámsterdam. Foto © Turismo de Holanda
Las Nueve Calles de Ámsterdam. Foto © Turismo de Holanda

Para comer, hay un local que me encanta. La Brasserie Harkema (Nes, 67) es uno de los restaurantes más cool de Ámsterdam –y eso es mucho decir en esta, una de las ciudades más cool del mundo-, con su inmensa pared enladrillada, de arriba a abajo, de botellas de vino. ¡Ah! Y no dejes de visitar la Nieuwe Kerk, la imponente iglesia de la plaza Dam en la que tuvo lugar la coronación en la pasada primavera del rey Guillermo IV. ¡Te sentirás dentro de un cuento de hadas! Así es Ámsterdam: de un extremo a otro, tiene estímulos viajeros para todos los paladares. ¡Nos encanta!


En Tu Gran Viaje, te damos #MilRazonesParaViajar

¡Suscríbete a Tu Gran Viaje!

banner-booking-750b




Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook15Tweet about this on Twitter2Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous Giacometti en Madrid
Next El Radisson Blu de Berlín, mejor hotel de negocios de Alemania 2013

Suggested Posts

Nochevieja en Praga

“Sabor Francia”, la exposición de Instagram de Atout France

El Cuatro de Julio en Boston

Raptos de Delhi