Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook158Tweet about this on Twitter5Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Refugio legendario de la realeza de medio mundo, las playas del País Vasco Francés, en el departamento de Nueva Aquitania, forman una de las zonas costeras más glamourosas de Europa.

Cruzar la frontera francesa por Irún siempre ha sido una propuesta viajera de lo más apetecible. Y es que la belleza rotunda de las tierras aquitanas le debe mucho a la estupenda colección de playas del País Vasco Francés: cuarenta kilómetros de arenales, calas y caletas que, de San Juan de Luz a Bidart pasando por, desde luego, Biarritz, concitan la atención de los viajeros más sofisticados desde mediados del siglo XIX. Es precisamente la playa de la Cote des Basques en Biarritz la más famosa de la región: se cree que fue en ella el primer lugar de Europa donde se practicó el surf, además de ser donde la emperatriz Maria Eugenia se hizo construir todo un palacio real que es, hoy, el mítico Hôtel du Palais.

Playa de Biarritz
Playa de Biarritz

Pero no es la única de las playas del País Vasco Francés que merece un lugar de honor en cualquier pasaporte: ahí está esperando la otra gran playa de la zona, la Grande Plage de St Jean de Luz. Por ambas, adornadas por centenares de casetas de telas rayadas multicolores y tablas de surf clavadas como antorchas en la arena, han desfilado desde Coco Chanel a Pablo Picasso o Charles Chaplin y, entre medias, miembros de las familias reales de todo el continente, grandes fortunas -más de una se ha perdido entre los muros del casino art decó de Biarritz-, y viajeros siempre a la última, en busca de uno de los rincones más decididamente glamourosos del Hexágono y, por ende, del mundo: la colección de playas del País Vasco Francés.

Playa de Hendaya. Tu Gran Viaje
Playa de Hendaya.
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook158Tweet about this on Twitter5Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous Notas volanderas de un viaje a la Isla de Pascua
Next Christian Lacroix, en el MUDE de Lisboa

Suggested Posts

Más allá de la silva: un viaje por Transilvania (I)

Tu puente de mayo, en el Hotel Miró de Bilbao

Porto Santo, la isla dorada

Royal Air Maroc une Casablanca y Sao Paulo