Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook15Tweet about this on Twitter8Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Galicia es la Comunidad Autónoma que más yacimientos arqueológicos de este tipo conserva. Hoy hacemos un repaso por los más bellos y con mejor acceso al público.

A finales de la Edad de Bronce, cientos de poblados prerromanos se explayaban por todo el noroeste de la Península Ibérica. Fortificados y situados en lugares fácilmente defendibles, estos poblados reciben el nombre de castros y estuvieron habitados de forma independiente hasta la llegada de los romanos a la Península. Los habitantes de estos castros, que desarrollaron una cultura propia conocida en la actualidad como cultura castreña, fueron asediados y posteriormente sometidos por los soldados del Imperio Romano. Empleando una frase de uno de sus grandes emperadores, y que actualmente ha pasado a formar parte de la cultura popular del mundo del juego pero también del habla coloquial, la suerte estaba literalmente echada cuando los romanos llegaron ya que el pueblo castreño, tras oponerse de manera fehaciente, no pudo más que aceptar que la invasión y conquista romana eran una realidad.

Los restos de muchos de aquellos poblados pueden visitarse aún a día de hoy, siendo Galicia la comunidad con los ejemplos más bellos y mejor conservados. Estas construcciones, que estuvieron habitadas durante cientos de años sirven para comprobar los vestigios de la cultura celta en tierras gallegas.  Además, los castros gallegos tienen una dimensión espiritual ya que su localización en zonas elevadas se creía que facilitaba, al igual que lo que ocurría con las pirámides en el Antiguo Egipto, el contacto con el más allá.

Ya os hemos hablado del Castro de Santa Tegra, ubicado en la zona limítrofe entre Galicia y Portugal y que destaca por sus espectaculares vistas, pero hay muchos más castros gallegos que rivalizan en belleza con el asentamiento de Pontevedra.

Los castros más espectaculares de Galicia | Revista Tu Gran Viaje
Castro de Baroña. Fuente: WikiMedia

Uno de los castros más espectaculares de Galicia es sin duda el Castro de Baroña, en Porto do Son. La localización de este asentamiento, ubicado sobre una península rocosa junto a la playa de Area Longa, convierte a este enclave en uno de los más mágicos que se pueden visitar en tierras gallegas. El de Baroña no es el único castro marítimo que se puede encontrar en la comunidad pero sí el mejor conservado. Habitado entre los siglos I a.C. y I d.C., el castro contaba con dos murallas defensivas tras las cuales se encontraba el poblado dividido en cuatro áreas, entre las que se encuentran construcciones dedicadas al trabajo del metal y el hierro. Por los restos hallados, se cree que las personas que habitaron este castro hace miles de años eran autosuficientes, basando su actividad en la recogida de marisco y en la pesca para su posterior consumición. Con todo, no se han encontrado construcciones dedicadas al almacenaje de agua ni manantiales en su interior, por lo que la recogida de agua, así como la caza de otros animales como cabras u ovejas, tuvo que hacerse desde el exterior.

Los castros más espectaculares de Galicia | Revista Tu Gran Viaje
Castro de Baroña. Fuente: WikiMedia

Las excavaciones de este yacimiento, declarado como Patrimonio Artístico Nacional y Bien de Interés Cultural, comenzaron en 1933 pero se extendieron durante décadas y no fue hasta 2012 cuando se iniciaron las labores de rehabilitación. Gracias a ella, en la actualidad es posible acceder de manera cómoda y fácil a este increíble castro, en el que se pueden visitar 20 construcciones de planta circular u oval, así como una de las escaleras mejor conservadas de todos los castros gallegos. Las murallas y el foso defensivo también son visibles, aunque más difíciles de imaginar en todo su esplendor. Su visita en un día nublado, con el ruido del mar de fondo, os transportará a una época lejana habitada por celtas.

Los castros más espectaculares de Galicia | Revista Tu Gran Viaje
Fuente: Wikimedia

Otro castro marítimo que se conserva en muy buenas condiciones pese a la erosión del mar es el de Fazouro, en Foz (Lugo).

Los castros más espectaculares de Galicia | Revista Tu Gran Viaje
Castro de Fazouro, Foz. Fuente: WikiMedia

Datado entre los siglos I y III d.C., el de Fazouro es un castro situado en una superficie de suave relieve junto al Cantábrico y que destaca por sus contrastes. En sus inmediaciones, y al contrario que muchos de los castros gallegos, no se observa ninguna muralla pero sí un foso bien definido. Además, la mayor parte de las antiguas viviendas que hoy en día se conservan son de forma rectangular, algo que se explicaría por el hecho de que en plena romanización, atendiendo a las fechas de ocupación del castro en su última etapa, ya se había abandonado el modelo de construcción circular. De hecho, uno de los hallazgos de esta época es un antoniano, moneda romana cuyo nombre real se desconoce.

Excavado por primera vez durante el período comprendido entre 1963 y 1965, el castro fue rehabilitado entre 1988 y 1993, fecha desde la cual es perfectamente accesible al público.

Los castros más espectaculares de Galicia | Revista Tu Gran Viaje
Fuente: WikiMedia

Ya en tierra, pero sin movernos de la provincia de Lugo, en Castro de Rei, encontramos el Castro de Viladonga.

Los castros más espectaculares de Galicia | Revista Tu Gran Viaje
Castro de Viladonga. Fuente: WikiMedia

Este yacimiento, ubicado sobre una elevación de más de 500 metros sobre el nivel del mar, es un verdadero modelo formal del castro característico del noroeste de la península ya que cuenta con varias murallas y fosos, que albergan antecastros, y una acrópolis. En esta superficie central es donde se localizan la mayoría de las construcciones: viviendas, corrales, almacenes, lugares de uso social, etc. que se agrupan en varios conjuntos que a su vez están organizados alrededor de un camino principal.

La estructura de las construcciones defensivas y de vivienda evidencian que el Castro de Viladonga tuvo un asentamiento permanente y de larga duración, sobre todo durante los siglos II y V d.C., lo que nos proporciona una información clave para comprender la evolución del mundo de los castros en la etapa galaico-romana.

El de Viladonga es uno de los castros mejor cuidados y estudiados de toda Galicia. Sus excavaciones comenzaron en 1971 y doce años más tarde abría sus puertas el Museo Monográfico del Castro en el que se exponen diferentes hallazgos arqueológicos como brocados, torques o anillos.

El 11 de diciembre de 2009 el Castro de Viladonga fue declarado como Bien de Interés Cultural y desde entonces el número de visitas ha ido en aumento. El castro puede visitarse todos los días del año, a cualquier hora y de manera gratuita pero si os acercáis hasta allí merece la pena la visita al museo que cuenta con horarios diferentes en función de la temporada.

Los castros más espectaculares de Galicia | Revista Tu Gran Viaje
Castro de Borneiro. Fuente. Wikimedia

Uno de los castros más pequeños pero con más historia es de A Cidá de Borneiro, en A Coruña. Conocido como A Cibdá, este yacimiento se encuentra ubicado dentro del ayuntamiento de Cabana de Bergantiños, en una elevación de terreno de más de 200 metros y desde la cual se puede observar la Ría de Corme – Laxe y la desembocadura del Río Anllóns.  Las fechas de su datación varían en un par de siglos pero lo que parece claro es que el castro estuvo habitado de manera previa a la romanización ya que no se observan signos de la cultura romana en sus construcciones. El castro, descubierto en 1924, cuenta con un foso, dos muros defensivos y más de 30 construcciones, aunque no todas ellas funcionaron como viviendas. Su situación muy próxima al Dolmen de Dombate, lo convierten en una clara visita para llevar a cabo una jornada arqueológica.

Ya en la provincia de Ourense nos encontramos con dos castros cuya visita es imprescindible si queremos comprender la importancia de la cultura castreña (castrexa en gallego) en Galicia. El primero de ellos es el Castro de San Cibrao de Las, entre las localidades de Punxín y San Amaro. Este castro es uno de los de mayor tamaño de toda la comunidad, tan solo comparable con el de Santa Tegra, y cuyo proceso de excavación se ha extendido hasta hace pocos años. Su datación se sitúa en un período que abarca desde el siglo II a.C. hasta el siglo II d.C. con posibles ocupaciones de forma esporádica de manera posterior.  Además de un gran conjunto de viviendas, el castro cuenta con dos recintos amurallados y una tercera muralla exterior con un foso.

Los castros más espectaculares de Galicia | Revista Tu Gran Viaje
Castro de San Cibrao. Fuente: Wikimedia

Descubierto en 1921 por los escritores Florentino López Cuevillas y Vicente Risco, el castro se encuentra incluido dentro del Parque Arqueológico de la Cultura Castrexa de San Cibrao de Las, para cuya visita se debe pagar una entrada de 5 euros o de 3 euros para niños de 7 a 14 años, universitarios, familias numerosas, personas con discapacidad y mayores de 65 años.

Los castros más espectaculares de Galicia | Revista Tu Gran Viaje
Castro de Castromao. Fuente: Wikimedia

El segundo, es el Castro de Castromao. Situado en el ayuntamiento de Celanova, este castro fue habitado durante el período comprendido entre el siglo VI a.C. y el siglo III d.C. De esta época data precisamente su nombre que se debe, según fuentes documentales medievales, a su mal emplazamiento para el aprovechamiento agrícola. Situado sobre un monte y a más de 732 metros de altura, las excavaciones llevadas a cabo en el castro han dejado al descubierto más de 70 viviendas, estructuras defensivas y hasta parte de una calle enlosada, todo ello rodeado por una muralla de más de 400 metros de longitud. Debido a su larga ocupación, las zonas más bajas presentan una intensa romanización.

Entre todos los hallazgos arqueológicos encontrados en el Castro de Castromao destaca el trisquel calado, posiblemente configurado en su día como parte de una ventana, así como un conjunto de monedas del siglo I y la Tabula de Castromao,  que están disponibles para su visita en el Museo Arqueológico Provincial.

Los castros más espectaculares de Galicia | Revista Tu Gran Viaje
Fuente: Wikimedia

El acceso al castro es fácil y gratuito. Si estás planeando una visita a Castromao es interesante tener en cuenta que el segundo sábado de agosto se lleva a cabo el Folión Castrexo, que conmemora el pacto firmado entre el pueblo de los coelernos, habitantes del castro, y el prefecto de la Cohors I Celtiberorum.

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook15Tweet about this on Twitter8Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous El barranco de Poqueira
Next Éxito de convocatoria de #DescubreSefarad en Madrid

Suggested Posts

El Ganso diseña los nuevos uniformes de Iberia Express

El barranco de Poqueira

Oaxaca, todos los Méxicos posibles

“Despertar el amor por el mundo y sus habitantes es mi trabajo”