Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook29Tweet about this on Twitter5Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Adentrarse en el mayor yacimiento de grabados paleolíticos de España, postrarse ante el corazón y el brazo incorrupto de Santa Teresa de Jesús, experimentar por un día la vida de un ermitaño, hacer senderismo entre obras de arte o contemplar una cascada de 50 metros de altura: estas son cinco -entre mil- razones para viajar a Salamanca. ¡Toma nota de ellas, Gran Viajero!

Tras los pasos de Santa Teresa en Alba de Tormes

¿Sabías que la localidad de Alba de Tormes fue testigo y morada final de Santa Teresa de Jesús? ¿Y que allí, en el templo del monasterio de la Anunciación, miles de peregrinos se acercan cada año para contemplar su sepulcro y orar ante el corazón y el brazo incorrupto de la Doctora de la Iglesia?

Resulta obligada la visita al anexo Museo Carmelitano Carmus, que alberga un rico patrimonio artístico y espiritual, incluyendo las reliquias de Teresa, que encontró en Alba de Tormes el lugar idóneo para retirarse al final de su vida. Del 14 al 22 de octubre tienen lugar las Fiestas Patronales en honor de la Santa, declaradas de Interés Turístico Regional. Destacan sendas procesiones, en las que su imagen recorre las calles de la villa, entre el sentimiento y fervor de miles de albenses y visitantes. Y continuando con esta temática, nada mejor que finalizar un viaje por la villa degustando las yemas de Santa Teresa y otras delicias gastronómicas y dulces conventuales que serán del agrado de grandes y mayores.

Escuchar el estruendo del agua en el Pozo de los Humos

¿Dirías que en la provincia de Salamanca hay un salto de agua de más de 50 metros de altura? Se conoce como El Pozo de los Humos, ubicado entre las localidades de Pereña de la Ribera y Masueco. Resulta imprescindible la visita a cualquiera de las dos orillas desde donde se consiguen fotografiar postales espectaculares. Las aguas del río Uces se lanzan al vacío desde 50 metros de altura formando una vaporosa cortina de agua semejante al rastro que deja el humo de una gran hoguera. La excursión hasta la cascada es accesible para todos los públicos, al principio en coche y el último tramo a pie. Al encontrarse dentro del parque natural de Las Arribes del Duero es frecuente que durante el paseo el visitante esté acompañado por el vuelo de las aves rapaces.

Caminos de Arte en la Naturaleza

¿Y si te decimos que en la Sierra de Francia puedes recorrer cuatro sugerentes senderos salpicados de obras de arte? Jaulas sobre el valle, sirenas junto al arroyo, plumas de bronce, asteroides perdidos en una ermita, puertas en el campo, piedras cosidas o camas orgánicas, son sólo algunas de las sorpresas que puedes llevarte durante este itinerario.

Se trata de El Camino de los Prodigios, entre Miranda del Castañar y Villanueva del Conde; el Asentadero-Bosque de los Espejos, que une Sequeros, Las Casas del Conde y San Martín del Castañar; el Camino de las Raíces, en torno a La Alberca, y el Camino del Agua, que discurre entre Mogarraz y Monforte de la Sierra.

El trazado de todos ellos es circular, y la longitud varía entre los 7 y los 10 kilómetros. Los distintos itinerarios recorren el parque natural de Las Batuecas-Sierra de Francia, un laberinto de valles recónditos de gran valor medioambiental, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Grabados paleolíticos en Siega Verde

¿Sabías que el mayor enclave de grabados paleolíticos de toda España está ubicado en la comarca de Ciudad Rodrigo? Se trata de la estación arqueológica de Siega Verde, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Allí, hace unos 18.000 años, a finales del periodo Paleolítico Superior, los antiguos pobladores de solían aprovechar el vado natural del río Águeda para llevar a cabo sus expediciones de caza. Y en los grandes paneles de la orilla izquierda del cauce dejaron muestra de sus habilidades artísticas.

El yacimiento contiene unas 645 figuras de caballos, toros, ciervos, cabras, renos, bisontes, rinocerontes, etc., agrupadas en 17 conjuntos. El recorrido por los grabados se complementa con la visita al Aula arqueológica y Centro de recepción de visitantes, que permiten conocer la belleza y la importancia de este impresionante yacimiento arqueológico.

Las Batuecas, el valle de la perpetua felicidad

¿Quién no ha oído alguna vez la expresión “estar en las Batuecas” como sinónimo de despiste o distracción?

Las Batuecas es un valle mágico, situado al sur de la provincia salmantina, muy cerca de La Alberca. Su orografía intrincada, rodeado de las cumbres de la Sierra de Francia, lo convirtió en refugio de la fauna local y de algunos eremitas. Incluso el propio Lope de Vega se refirió a él como “perpetuo lugar de felicidad”.

En el centro del valle se encuentra el monasterio carmelita del Desierto de San José; fundado a finales del siglo XVI, ha sido restaurado recientemente. Cuenta con hospedería para quienes buscan periodos de recogimiento o serenidad. Cruzar las cristalinas aguas del río Batuecas, una pasarela accesible lleva al monasterio y remonta el curso del río hasta alcanzar las fascinantes pinturas rupestres, conservadas en diversos paneles y “canchales”.




Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook29Tweet about this on Twitter5Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone