Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook7Tweet about this on Twitter2Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Cosas que sólo pasan en Múnich: ¿Dónde si no la Ópera tendría su propia marca de cerveza?

Lo que siente Munich por la cerveza es, realmente, pasión. Y no nos referimos -que también- a esa orgiástica fiesta alrededor de ella que es la Oktoberfest, a la fidelidad popular a los biergarten, a la calidad de la cerveza elaborada en la ciudad y alrededores, bajo la ley bávara de pureza... Todo ello valdría para, merecidamente, otorgar el título de capital mundial de la cerveza a Munich. Pero hay un detalle, de entre otros muchos, que definitivamente le garantiza ese título de por vida y, también, indica a las claras cómo es algo tan intangible como el carácter de la ciudad: su Ópera, la celebérrima Ópera de Munich, bajo la que ha refulgido el talento de sus directores como Richard Strauss o Zubin Metha, compositores como Mozart o Beethoven y que ha contemplado el estreno de las más célebres óperas de Richard Wagner, debe gran parte de su historia a una cerveza.

Puede decirse que la historia arranca la gélida noche del 14 al 15 de enero de 1823, cuando, tras una representación, un pavoroso incendio se desató en el escenario del Teatro Nacional. La noche era tan fría que el agua se congelaba antes de llegar siquiera a intentar aplacar las llamas; y la desesperación era tan fuerte que a alguien se le ocurrió intentarlo con cerveza de la cercana Hofbräuhauus -el mítico restaurante muniqués, propiedad, por cierto, del gobierno local- y de otras cerveceras de la vecindad: pero el original remedio no tuvo resultado positivo y, del maravilloso edificio, orgullo de la ciudad, sólo quedaron más o menos intactos los muros exteriores. Pero algo quedó de ese espíritu alentado por la cerveza y, para restaurarlo a su antigua gloria, se financió su reconstrucción con un nuevo impuesto sobre la cerveza: un penique por cada jarra de cerveza. Los muniqueses no se molestaron precisamente por el aumento de precio: en apenas dos años, la imposición del llamado “penique de la cerveza” hizo posible que la Ópera estuviera de nuevo a pleno funcionamiento.

Operattor, la marca de cerveza de la Ópera

Como conmemoración del incendio y de cómo el “penique de la cerveza” contribuyó a su reconstrucción, cuando la Ópera se reabrió de nuevo en 1962 -en este caso, tras la destrucción que sufrió en los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial- se creó una marca de cerveza, Operattor: una cerveza negra y fuerte producida por la cervecera Odelzzhausen, que se sigue vendiendo hoy en día.

Datos prácticos

El Teatro Nacional está en Max-Joseph-Platz 2. Puedes consultar su programación y horarios en su web (en ingles).


Mil Razones Para Viajar, el podcast de Tu Gran Viaje


podcast-mil-razones-para-viajar-banner-home-2-1200

En Tu Gran Viaje, te damos #MilRazonesParaViajar

¡Suscríbete a Tu Gran Viaje!




Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook7Tweet about this on Twitter2Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone