Guillem Rosselló Bordoy: Cuando el arte también viaja…


Entrevista a Gaspar Roselló
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook2Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Guillem Rosselló Bordoy no es un historiador del montón: es uno de los historiadores más importantes de nuestro país. Es una autoridad tanto en la Prehistoria como en la época árabe-islámica. Su estudio sobre la clasificación de la cerámica árabe mallorquina es el texto más citado de toda la arqueología moderna española.

Nada de la arqueología medieval española le es ajeno don Guillem. Si alguien dijo que toda la historia de la Filosofía son notas a pie de página de Platón, lo mismo sucede con la Historia de Mallorca: Casi toda ella son notas a pie de página de tres o cuatro grandes historiadores del siglo pasado y del presente. Uno de ellos es, sin duda, Guillem Rosselló Bordoy que es especialista en temas al alcance de casi nadie: por ejemplo, la Prehistoria balear, conoce como nadie el período árabe-islámico (es una autoridad mundial, como hemos dicho, en cerámica árabe), se conoce al dedillo la Edad Media y si quisiera la contemporánea porque una de las cosas que tendría que hacer es escribir sus memorias, con tanta gente como ha conocido y tantas cosas que ha visto in situ, entre ellas todo lo relacionado con nuestro Patrimonio Histórico…

En las Baleares se ha expoliado mucho, pero también se han traído cosas de otras partes. ¿No es cierto?

Lo poco que ha llegado de fuera es ínfimo si lo comparamos con lo que ha salido de Mallorca. Sí, en efecto, el cardenal Despuig, a fines del siglo XVIII, hizo posible una colección de antigüedades romanas y una colección de pintura impresionante que se ha conservado en parte hasta su pública almoneda en Bendinat en mayo de 1999.

Sin embargo, ¿tenemos noticias de este patrimonio local dilapidado, tudat como usted lo ha calificado en muchas ocasiones?

Aún quedan muchos aspectos en la más absoluta de las tinieblas. La colección de pintura de Tomás de Verí, por ejemplo, ¿dónde està? ¿Cómo salieron de Mallorca los Goyas de Bartomeu Sureda? ¿Dónde están los cuadros que en el Museo Provincial de la Lonja estaban inventariados en el catálogo de 1928 y que al incorporarse al Museo de Mallorca brillaban por su ausencia? Por no hablar del artesonado de Can Verí, recuperado de Londres y víctima de un incendio…

Me gustaría tirarle un poco de la lengua. Creo que los catalanes (Corominas, Bosch Gimpera y resto de la tropa) también se llevaron cosillas arqueológicas a Catalunya. ¿Por qué de eso nunca se habla?

Acepto el envite con gusto, pero primero permítame, dado que ha sido usted mi alumno, que le diga que es un burro. Meter en el mismo cesto a Josep Colominas, no Joan Coromines, junto al profesor Bosch Gimpera, es muy osado por tu parte. El primero vino a Mallorca como arqueólogo entre 1915 y 1920, y salió de la isla en los años 40 como un experto marchante que saqueó o compró cuanta colección arqueológica privada existía en Mallorca…

Dígame unas pocas piezas importantes que han salido de Mallorca

Las colecciones púnico-baleáricas de Vives Escudero, los bronces protohistóricos de Lloseta, la colección Planas, el protomo de Llubí en el Museu d’Arqueologia de Catalunya, las cerámicas almohades de Zavellá, también en Barcelona en el Museo de Cerámica… podría seguir con este listado mucho rato…

Sarcófago de Cometa des Morts de Escorça. Foto © Jesús Gª Marín
Sarcófago de Cometa des Morts de Escorça. Foto © Jesús Gª Marín

Eso de que se llevaban patios mallorquines enteros al extranjero, ¿es una leyenda urbana o es verdad?

—Patios no, patio sí. En 1929 el de la casa de los Fuster de S’Estorell, conocido como casa de los Ayamans, en la calle de Morei de Palma. Un minucioso estudio del profesor Merino de Cáceres escrito con Mª José Martínez Ruiz, La destrucción del patrimonio artístico español. W. R. Hearst: “el gran acaparador”, da cumplida cuenta del hecho. Para mi es una de las lecturas más aleccionadores que he podido gozar.

Es esta noticia que nos acaba usted de dar es una exclusiva…

Fue noticia sospechada desde tiempo atrás, confirmada a través de la segunda edición en 2012 de este libro. Hasta sabemos, gracias a este trabajo, cuanto pagó el americano Hearst en 1929: el precio es 9.000 dólares. El patio se vendió por una ganga. Sí, 9.000 dólares fue la oferta que Arthur Byne hizo a Hearst el 25 de marzo de 1929, testimonio recogido por los magníficos investigadores que he mencionado.

¿Deberían estar los toros de Costitx en el Museo de Mallorca (ahora están en el Museo Arqueológico Nacional)? El Museo que por otra parte fue su casa y al que ha dedicado tantos esfuerzos …

No sea usted ingenuo… Dediqué cuarenta años de mi vida profesional a crear un centro museológico en Mallorca (1961-2002), cosa que no existió nunca. No pude concluir el plan museográfico propuesto al hacerme cargo de la dirección en 1961. Pocos días antes de mi jubilación profesional (marzo de 2002) se inauguraba. En 2006 había sido desmantelado por completo…

Bous de Costitx. Foto © Jesús Gª Marín
Bous de Costitx. Foto © Jesús Gª Marín

Me consta que sigue usted en la brecha, incluso más que antes. Acaba de obtener un segundo doctorado en Madrid y sigue publicando a menudo…

Este segundo doctorado fue defendido hace once años, después de cinco o diez años de investigación. Al jubilarme en el año 2002 pude ultimar la redacción definitiva de la tesis, defenderla y, afortunadamente fue publicada por la Universidad de las Islas Baleares en 2007.

¿En qué trabaja ahora?

Hace años el padre Miquel Batllori, [uno de los historiadores más importantes de la segunda mitad del siglo XX] al tener noticia de mi jubilación, me hizo idéntica pregunta. Mi contestación fue, lisa y llanamente, decirle: faig cosetes. La bronca que me endilgó, por teléfono, afortunadamente, fue impropia de un maestro que me apreciaba. Desde entonces sigo cumpliendo estrictamente con su mandato de seguir haciendo cosas. Que sia per molts d’anys malgrat no puguin ser molts.

Quién es Guillem Rosselló

Nació en el lugar de Casablanca, término municipal de Palma de Mallorca en 1932. Inició sus estudios universitarios en el año 1949 en la Universidad Complutense de Madrid, trasladándose a la Universidad de Barcelona el año 1955, donde acabó la licenciatura en Filosofía y Letras, especializándose en Filología Semítica. Ese mismo año defendió su memoria de licenciatura: “Las Islas orientales de al-Andalus según las fuentes árabes”, trabajo que fue publicado en 1968 con el título “l’Islam a les Illes Balears”. Becado por la Fundación Juan March, se establece en Palma, donde entró a formar parte del equipo del Dr. Luis Pericot, que por entonces estudiaba la prehistoria de las Islas Baleares.Fruto de esta colaboración fue una nueva licenciatura por la Universidad de Barcelona, esta vez en la especialidad de Historia.

El año 1960 defendió una segunda memoria titulada “Las cuevas artificiales de tipo mediterráneo y su influencia en Mallorca” que todavía permanece inédita. En 1972 se doctoró en Historia Antigua defendiendo una tesis sobre “La Cultura Talayótica en Mallorca. Bases para el estudio de sus fases iniciales”. Las conclusiones de esta tesis se publicaron en Palma el año 1973. Ingresó en el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos (Sección de Museos) con el número 1 de su promoción en el mes de noviembre de 1960, realizando las prácticas museológicas en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. En abril de 1961 pasó en comisión de servicio a Palma de Mallorca para iniciar los trabajos previos de organización del proyectado Museo de Mallorca. En 1963 es nombrado conservador de este museo y en 1965 es su director, cargo que ocupa hasta su jubilación en el año 2002. Como investigador se ha centrado en temas de Prehistoria y de Arqueología islámica. De hecho, la aplicación de las técnicas arqueológicas utilizadas en los estudios de prehistoria a la arqueología islámica es uno de los más importantes éxitos de su labor investigadora, siendo su Ensayo de Sistematización de la Cerámica árabe de Mallorca, posiblemente el texto más citado de la moderna arqueología medieval española.

Museo de Mallorca – Ca la Gran Cristiana

En el XVII el conde de Ayamans decidió construir este palacio conocido como casa de la Gran Cristiana porque una señorona, es decir, doña Caterina Thomàs Zaforteza Togores fue su propietaria (s. XIX). Tenía, la Cristiana, tantas propiedades en toda la isla que podía dar la vuelta a la misma sin salir de ellas. Leyendas a un lado, el museo agrupa desde figurillas talayóticas hasta cerámica árabe o tablas góticas. Se divide en varias secciones: arqueología islámica, Bellas Artes, artes industriales, etc. Es, con diferencia, el museo más importante de las Baleares. De modo que visita obligada. Durante muchos años llevó este centro el arqueólogo Guillem Rosselló Bordoy, fue quien realmente acrecentó y proyectó esta institución. Recientemente, en julio de 2015, se reinauguró el Museo de Mallorca tras una profunda reforma de sus instalaciones.

Hallazgo muy importante

Muhammad ben Mammar, profesor de la Universidad de Orán, revisando en 2001 una biblioteca de Tinduf (Sáhara argelino) un CD con textos árabes digitalizados, encontró un relato del siglo XIII escrito por Ibn Amira al Mahzumi llamado Tarih Mayurqa, que contaba la caída de Mallorca en manos de las tropas de Jaume I. En este prodigioso texto se recoge la vida cotidiana isleña en el siglo XIII. Fue publicado por el Gobierno Balear en 2009: “Kitab Tarih Mayurqa: crónica árabe de la conquista de Mallorca” con un importante estudio del mismo Muhammad ben Mamar y un magnífica introducción de Guillem Rosselló Bordoy.

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook2Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous El Festival de Edimburgo 2015
Next III Convención Anual de Airmet

Suggested Posts

El NH Madrid Zurbano reabre sus puertas

Berlín: Die Mauer

Porto Santo, la isla dorada

¡Concursantes, aparten sus manos del muñeco de nieve!

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *