Tras las huellas nicas de Ruben Darío


Casa Natal de Rubén Darío. Ciudad Darío, Nicaragua. Foto © Jesús Gª Marín - Tu Gran Viaje
© Jesús García Marín
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook4Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Nos vamos hasta Nicaragua para conocer parte de la historia de la casa natal de uno de sus mayores glorias, el poeta Rubén Darío.

Nicaragua amamantó a ese genio sin parangón que fue Rubén Darío. En efecto, Félix Rubén García Sarmiento o Rubén Darío (1867-1916), Príncipe de la Literatura Hispanoamericana y figura cimera de la Literatura Universal, nació en Metapa, hoy Ciudad Darío, departamento de Matagalpa, pero vivió buena parte de su infancia en León donde se encuentra su casa-museo y en la catedral su tumba.

Algunos de sus libros de primera letras tenían la siguiente inscripción:

Si este libro se perdiese,
como suele suceder,
suplico al que me lo hallase
me lo sepa devolver.
Y si no sabe mi nombre
aquí se lo voy a poner:
Félix Rubén Ramírez.

A su país, entre otras obras, le dedicó El viaje a Nicaragua, intermezzo tropical publicado en Madrid (ed. Biblioteca del Ateneo, 1909). En ese libro escribió el poeta:

“Tras quince años de ausencia, deseaba yo volver a ver mi tierra natal. Había en mí algo como una nostalgia del Trópico. Del paisaje, de las gentes, de las cosas conocidas en los años de la infancia y de la primera juventud. La catedral, la casa vieja de tejas arábigas en donde despertó mi razón y aprendí a leer”.

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook4Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous El mejor golf del Caribe, en Casa de Campo Resort & Villas
Next Barceló Viajes compra Special Tours

Suggested Posts

Guatemala, Capital Iberoamericana de la Cultura 2015

Tiempo de otoño

Quique Dacosta se incorpora a Relais & Châteaux

Picasso.mania, la exposición del Grand Palais de París

1 Comment

  1. Una de las mayores virtudes de Ruben Dario era su esencia cosmopolita; el no tener una patria fija a la que se sintiera arraigado le permitio sentirse patriota en tantos sitios diferentes y amante de las culturas de cada lugar.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *