Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook127Tweet about this on Twitter2Share on LinkedIn2Share on Google+2Email this to someone

Cuando se trata de Phuket hay vida, y mucho viaje, más allá de la hedonista ciudad de Patong. Te decimos dónde.

La Tailandia más tradicional se echa encima del Gran Viajero en cuanto pone un pie fuera de Patong. La naturaleza desatada, la humedad aplastante, los mil y un sonidos de la fauna y, aquí y allí, altares budistas; y, también hay que decirlo, un tráfico endiablado y sin reglas que da un sabor especial a la ruta que lleva al que probablemente sea el lugar más famoso de Phuket, el Phra Buda Puttamingmongkol Akenakkiri, el Buda Gigante. Al sur de Phuket, en las colinas Nakkerd, entre Kalong y Kata (fácil de localizar siguiendo las señales que jalonan la Chao Fa Road) se yergue el inacabado Buda, una iniciativa de un grupo de amigos que nació hace diez años y que, poco a poco y gracias a donaciones privadas, se ha convertido en uno de los lugares más famosos no sólo de Phuket sino del país. Al Buda Gigante e inacabado, que mira hacia el este a la Bahía de Chalong, que mide 45 metros de alto y 25 de ancho en la base, hace compañía otro Buda, más pequeño y completado, de “tan sólo” 12 metros de altura. El otro lugar imprescindible del interior de la isla es la reserva de Khao Phra Thaew, uno de los bosques húmedos mejor conservados de Asia, repleto de cascadas y torrentes que desaguan en la laguna de Wang Sai, un escenario prístino arrancado de los primeros días de la Creación. En la reserva opera la ong WARF, que ofrece in situ la posibilidad de apadrinar a un mono gibón: una manera muy eficaz de contribuir a que Phuket conserve su riqueza natural.

Pescadores en la costa de Phuket. Foto © Clemente Corona/Tu Gran Viaje

Pescadores en la costa de Phuket. Foto © Clemente Corona/Tu Gran Viaje

La capital administrativa de la isla es Phuket City, otra ciudad de urbanismo caótico sin el bullicio de Patong pero que merece la visita para descubrir su colección imponente de shop houses, las mansiones coloniales de los comerciantes chino-portugueses, o sus templos budistas. Para ser una capital de provincia, Phuket City es tranquila, compacta, amable con los sentidos: alejada del frenesí de Patong, es un buen lugar para pasear por el centro histórico, el Old Town, repleto de carácter mestizo gracias a la multitud de pueblos que han llegado aqui para comerciar, desde holandeses a malayos, pasando por nepalíes y chinos.

Delimitado por cinco calles principales -Rasada, Phang Nga, Thalang, Dibuk y Krabi-, las aceras de la Old Town de Phuket City están flanqueadas de restaurantes, comercios y ejemplos de la riqueza arquitectónica de la ciudad: templos, pagodas, shop houses, mansiones de estilo británico… La más famosa de todas es la Phra Phitak Chyn Pracha Mansion: cuando se conoce, se comprende a qué se refieren cuando se habla de “lujo asiático”. El Thai Hua Musem (28 Krabi Rd), con buenas exposiciones sobre la historia de la ciudad, es otro de los mejores ejemplos de arquitectura chino-portuguesa abiertos al público. Y, claro, todo este mestizaje se explaya también en la mesa: el China Inn Café (20 Thalang Rd), el café donde se cerraban los grandes negocios en la época dorada del comercio de Phuket City, sigue siendo el lugar más popular de la ciudad para descubrir a buen precio la gastronomía thai con el toque mestizo de Phuket City.

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook127Tweet about this on Twitter2Share on LinkedIn2Share on Google+2Email this to someone