Hipnotizados por el Salto Ángel


Salto Angel, Venezuela. Foto CC 2.0 Iñaki Lopez
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook67Tweet about this on Twitter8Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

El icono por excelencia de Venezuela es una de las maravillas naturales más impactantes del mundo, tan rotundo que la única descripción que le hace justicia es la tuya propia cuando te encuentras ante él…

En la espesura de la selva del parque nacional de Canaima, en el corazón de Venezuela, se yergue el tepuy de Kerepakupai-merú (“salto del lugar más profundo”), desde el que se despeña el río Kerep, dando forma al mayor salto de agua del mundo -979 metros en dos caídas, la mayor, de 807 metros. Un monumento natural que es una de las mayores maravillas naturales del planeta y que tiene el nombre de Salto Ángel, en honor del piloto estadounidense, Jimmy Angel, que estaba buscando oro cuando tuvo que aterrizar en su vieja avioneta en la cima del tepui allá por 1937.

Salto Angel de noche. Foto Cappiati




Salto Ángel, el icono de Venezuela

Hay empresas que llevan hasta el tepuy desde Caracas o Ciudad Bolívar -la capital del departamento-, pero la ruta típica en canoa (que puede llevaros uno o dos días) comienza en el puerto de Ucaima, para remontar el Carrao, hacer transbordo en la la isla Mapuya y llegar a La Orquídea, donde los operadores turísticos hacen una parada para dar de comer. Después, se sigue río arriba hasta llegar a uno de los afluentes del Carrao, el Churún, donde abundan los aflroamientos de piedras y los rápidos. Se llega al llamado Cañón del Diablo, que es una gigantesca garganta que prácticamente divide en dos la meseta del Auyántepui. Ya antes de llegar a la isla Ratoncito se puede divisar el Salto Ángel. Una vez en el campamento que hay allí, tras cinco o seis horas de travesía fluvial, se inicia una caminata en dirección al mirador de Laime; para ello hay que cruzar un bosque que crece en las laderas de la meseta realmente impresionante. La mejor vista posible del Salto Ángel se tiene desde este mirador.

Salto Angel. Foto Cappiati




Cuándo viajar al Salto Ángel

La excursión aérea consiste en salir de Santa Elena, Puerto Ordaz o Ciudad Bolívar a primera hora de la mañana, y regresar a primera hora de la tarde. Éso, si no estáis alojados en alguno de los campamentos del parque. En caso contrario, podéis acercaros al aerodrómo de la laguna de Canaima. Allí, la avioneta, después de sobrevolar la laguna, se dirige al este. Si hay buen tiempo, sobrevuela la cima de la meseta. Cerca de la pared occidental se encuentra el Valle de las Mil Colinas, zona de la cumbre del Auyán-tepui, llamado así por las formas de las rocas, fenómeno originado por la erosión. Pasado el cerro, la avioneta sobrevuela ya el Salto Ángel, y después dos más, que si bien no tan imponentes, no por ello son menos interesantes: el Churún-Merú, de 400 metros de caída libre, y el salto Cortina, de más de 300 metros.

La mejor época del año para realizar los viajes es durante la estación húmeda, de junio a diciembre, cuando el río tiene profundidad suficiente para el cabotaje de las embarcaciones y el caudal del salto está garantizado. El resto del año también es posible realizar viajes -en helicóptero y con menos probabilidad en canoas-, pero no es extraño el que no haya agua en el salto. En todo caso, es una experiencia viajera inolvidable…




¡Suscríbete a Tu Gran Viaje!

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook67Tweet about this on Twitter8Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous The Table By estrena 2015 con el restaurante Etxanobe
Next Arte urbano en Tel Aviv

Suggested Posts

Blancpain, en “A 4 Manos”

Seis planes para San Valentín

Iberia Express empieza a volar a Burdeos y Rennes este fin de semana

Los objetos nómadas de Louis Vuitton