Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook47Tweet about this on Twitter12Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

¿Sabías que en República Dominicana está la capital más antigua del continente? El centro de Santo Domingo es una maravilla histórica y arquitectónica que te transportará en el tiempo a los años de la presencia española.

Santo Domingo, la capital de la República Dominicana es una joya por descubrir. La primera ciudad que se fundó en el continente americano –concretamente, por Bartolomé Colón, el hermano pequeño del descubridor, en 1496-, cuenta con uno de los centros históricos mejor conservados de América, reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

Alcázar de Diego Colón. Santo Domingo Colonial. Foto © Tu Gran Viaje

Alcázar de Diego Colón en la plaza de España de Santo Domingo. Foto © Tu Gran Viaje

Las dieciséis calles del centro de la ciudad son una sucesión de construcciones de los siglos XV, XVI y XVII –caserones, iglesias, fortalezas- entre las que se encuentran varias de las primeras edificaciones del continente –de ahí le viene el sobrenombre de “La ciudad primada de América”– como el primer hospital, la primera catedral o el primer monasterio. Un paseo por la calle de las Damas es un viaje en el tiempo: Allí están el Panteón Nacional, la Casa de Ovando –hoy, un excelente hotel-, la Fortaleza de Ozama o la Embajada de Francia -en la que fue residencia de Cristóbal Colón-, y el ambiente más vitalista aguarda en las terrazas de la plaza de España -donde está el Alcázar de Diego Colón y que, por la noche, es un lugar encantador para cenar y compartir un cóctel en cualquiera de sus restaurantes y terrazas-, y del Parque Colón, donde se asoma la Catedral.

Fortaleza Ozama de Santo Domingo Colonial. Foto © Tu Gran Viaje

La Fortaleza de Ozama, asomada al río, fue construida por el gobernador Nicolás de Ovando entre 1502 y 1508.

Este desconocido Santo Domingo colonial tiene dos paradas obligadas: En La Alpargatería Calle Salomé Ureña, 59), una tienda de lo más cool propiedad de un español y donde hay exposiciones, una cafetería y, por supuesto, las alpargatas que le dan nombre, y el Mesón de Bari (calle Hostos, 302), el mejor restaurante de la ciudad para degustar la gastronomía dominicana más tradicional y punto de encuentro de la comunidad artística y política local.

Mesón de Bari. Santo Domingo Colonial. Foto © Tu Gran Viaje

El Mesón de Bari, un clásico gastronómico en el corazón del Santo Domingo colonial. Foto © Tu Gran Viaje

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook47Tweet about this on Twitter12Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone