Equinoccio en México


Equinoccio en Dzibilchaltun
Equinoccio en Dzibilchaltun
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook14Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn2Share on Google+0Email this to someone

[space height=”20″]

Al atardecer del viernes 21 de marzo, el equinoccio de primavera traerá a las antiguas capitales indígenas de México uno de los eventos arqueo-astronómicos más sorprendentes que existen. ¿Lo vemos?

Chichén Itza (Yucatán)

La pirámide de Kukulcán, conocida como El Castillo, no es famosa sólo por ser una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno, sino porque cada año se puede contemplar cómo la llegada del equinoccio dibuja un espectacular juego de luces y sombras en la escalinata de su cara norte. Durante 30 minutos se puede admirar cómo el cuerpo de la Serpiente Emplumada va descendiendo simbólicamente, hasta contemplar la silueta de esta deidad maya coronada por una enorme cabeza de reptil. Hora ideal para visitar el equinoccio: las 13h.

[youtube height=”310″ width=”590″]https://www.youtube.com/watch?v=VaJzCAk1rFs[/youtube]

Teotihuacan (Estado de México)

La zona arqueológica más visitada de México, y uno de sus grandes centros ceremoniales, ya sea desde lo alto de las Pirámides del Sol y de la Luna o desde cualquier punto del complejo, es un excelente lugar para recibir a la primavera. En el patio del llamado Templo de Quetzalpapálotl, un perfectamente medido juego de luces y sombras hace que las almenas de la construcción iluminen ciertas partes de la misma indicando con ello el inicio de un nuevo ciclo de tiempo. Hora ideal para visitar el equinoccio: las 12h.

Equinoccio en Teotihuacan
Equinoccio en Teotihuacan

Dzibilchaltún (Yucatán)

Cerca de la ciudad de Mérida se encuentra esta zona arqueológica poco conocida, aunque aquí ocurre uno de los fenómenos solares más impactantes que se tengan registrados en cualquier centro ceremonial del México antiguo. Todo comienza alrededor de las 5h, cuando el sol hace su aparición. Poco a poco, a través de las “ventanas” y “puertas” del Templo de las Siete Muñecas se puede apreciar cómo la silueta del astro rey va avanzando hasta posarse justo detrás del edificio, permitiendo al espectador, presenciar la asombrosa imagen del sol atravesando y enmarcando la construcción en un fantástico espectáculo. Hora ideal para visitar en equinoccio: las 5h.

Equinoccio en Dzibilchaltun
Equinoccio en Dzibilchaltun

Templo Mayor (Ciudad de México)

Los restos del edificio más importante para los aztecas, el Templo Mayor, son también un excelente escenario para recibir a la primavera por su alto contenido simbólico. Al tratarse del lugar exacto donde el sacerdote Tenoch vio la señal prometida por el dios Huitzilopochtli (el águila sobre el nopal devorando una serpiente, y símbolo de la bandera mexicana), indicando con ello el sitio en el que los mexicas deberían fundar su ciudad México-Tenochtitlan. Si madrugas, podrás ser testigo de cómo el sol, al salir por el rumbo del este, alcanza a proyectar sus incipientes rayos por entre los dos templos dedicados a Tláloc y Huitzilopochtli, respectivamente, que lucían en lo alto del gran conjunto. Hora ideal para visitar en equinoccio: las 6h.

Templo Mayor de México DF
Templo Mayor de México DF

Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook14Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn2Share on Google+0Email this to someone
Previous A diecisiete metros sobre el suelo: Zuhaitz-etxeak
Next Reabre el museo Mauritshuis de La Haya

Suggested Posts

El verano en Punk Bach

El Swatch Art Peace Hotel celebra su 5º cumpleaños

Vivir el verano de Bilbao en el Hotel Miró

En Shibuya con Takashi Miike

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *