Hemingway en La Habana


Floridita Bar. Hemingway en La Habana | Revista Tu Gran Viaje
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook105Tweet about this on Twitter3Share on LinkedIn3Share on Google+0Email this to someone

La Habana es una ciudad para perderse en ella. Eso le sucedió a Ernest Hemingway, el premio Nóbel de literatura, que marcó el mapa de la ciudad con hitos imprescindibles en la biografía de ambos, ciudad y escritor. Descubramos el rastro de Hemingway en La Habana.

Ernest Hemingway ya era un escritor y reportero consagrado y conocido en todo el mundo cuando cambió la Gran Vía del Madrid de la Guerra Civil por el Paseo de Prado de La Habana. El estadounidense visitó la ciudad por primera vez en 1932, aunque no fue hasta 1939 que se instaló definitivamente en ella: en el Hotel Ambos Mundos (Calle Obispo No. 153 esquina a Mercaderes, Habana Vieja), su residencia en la ciudad, la habitación en que se alojaba se conserva según la dejó el escritor, y es una atracción turística muy frecuentada. En 1940 se mudó a Finca Vigía -una preciosa residencia sobre una colina en el pueblecito de San Francisco de Paula, en las afueras de la ciudad-, que pronto se convirtió para él en un lugar mágico, al que siempre consideró su hogar y donde escribió sus mejores obras: Por quién doblan las campanas, El viejo y el mar… Hoy la finca, convertida en el Museo Hemingway, está abierta al público, y se ha conservado prácticamente igual a como la dejara el escritor en 1960. El mobiliario, los trofeos de caza, los miles de volúmenes atesorados en la biblioteca… Todo puede contemplarse desde el exterior –no se permite la entrada en la casa: la visita se hace mirando a través de los amplios ventanales de la residencia, algo que en absoluto impide apreciar los detalles- y deleitarnos, como hacía Hemingway, con la panorámica:

“Del otro lado de la bahía, la antigua iglesia amarilla y el desparramo de las casas de Regla, casas rosadas, verdes y amarillas… y detrás de todo ello, las colinas grises próximas a Cojimar”

La ruta de Hemingway en La Habana: “Mi mojito en la Bodeguita y mi daiquirí en el Floridita”

Con todo, y un premio Nobel mediante, Ernest Hemingway ha pasado a la historia de La Habana por una frase: “Mi mojito en la Bodeguita… y mi daiquirí en el Floridita”. La frase se exhibe manuscrita y enmarcada detrás de la barra de La Bodeguita del Medio (C/Empedrado, 207, Habana Vieja), cantina popular y legendaria convertida ya en un escenario imprescindible en cualquier estancia en la ciudad. Ron, limón, hierbabuena y azúcar en su justa medida forman un arma imbatible para reponerse del calor y dirigirse al otro punto del itinerario coctelero de Hemingway, el Floridita (C/ Obispo, 357, Habana Vieja), más elegante, igual de mítico, donde una escultura ubicada en el extremo izquierdo de la barra, -en el rincón dónde el escritor se acodaba- da la bienvenida y parece dispuesta a aceptar una invitación a un daiquiri: la escultura de bronce es de tamaño natural, viste ropas informales y calza enormes y cómodas sandalias, mientras sus gafas reposan sobre las páginas de un libro abierto. No queda más que levantar nuestro trago y brindar a la salud del genial escritor y recordar por siempre el rastro de Hemingway en La Habana.

Finca Vigía. Datos prácticos

Sobre Finca Vigía: Finca Vigía está en las afueras de La Habana, concretamente en San Francisco de Paula, en el kilómetro 12’5oo de la Carretera Central. Tel: 53 7 891 0809. Los visitantes solo podemos asomarnos a la vivienda mirando desde las puertas y desde las ventanas el espacio interior, y subir a la torre de tres pisos.

Horarios: de lunes a sábado, de 9:00 a 16:00 (cerrado los martes y días lluviosos), domingos de 9:00 a 12:30.

Entradas: 3.00USD





Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook105Tweet about this on Twitter3Share on LinkedIn3Share on Google+0Email this to someone
Previous Claudio Magris, el viajero a pie
Next El Pelourinho, delta de Salvador de Bahía

Suggested Posts

Vivotec, la nueva colección de American Tourister

Galapinhos, la mejor playa de Europa

El Cenador de Amós obtiene su 2ª estrella Michelín

Siete refugios de playa con sabor a paraíso

4 Comments

  1. Carnívora
    31/08/2012

    Buen reportaje, chicos!

  2. 14/01/2013

    Muchas gracias por la infrmación, intentaré visitar alguno de estos lugares en mi proximo viaje a cuba.

  3. […] dijo que, para saber si un lugar merece la pena, solo hay que preguntar si anduvo por allí Ernst Hemingway, un alma inquieta por definición. Pues bien, el hombre ubicuo estuvo en Madeira en 1954, y la […]

  4. […] Lee aqui nuestro reportaje “Hemingway en La Habana” […]