Postal desde Cartagena de Indias


Postal desde Cartagena de Indias de Tu Gran Viaje
© Shutterstock
Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook97Tweet about this on Twitter18Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone

Gran Viajero, te mandamos una postal desde Cartagena de Indias: El empedrado de sus calles, su patrimonio barroco, su carácter mestizo… Cuando se pasea por el centro histórico de Cartagena de Indias, lugar Patrimonio de la Humanidad, todo parece transportarnos en el tiempo.

Si hay una ciudad que pueda presumir en voz alta de ser la ciudad colonial superlativa -ya sabes: impresionantes edificios barrocos, casas encaladas de colores vivos repletas de forjados, calles empedradas y, desde luego, la rotundidad del Caribe-, esa ciudad es, desde luego, la colombiana Cartagena de Indias. Pero, más allá de su arrebatadora -de verdad- belleza, que le mereció su lugar en el podium de los que la UNESCO protege como Patrimonio de la Humanidad, cuando el Gran Viajero pasea por esas casas arrancadas de la Historia lo hace bajo un paraguas, este sí, único: el del mestizaje en toda la extensión del término. En ella confluyeron -por voluntad propia, casualidad y, desde luego, esclavitud- gentes de todas las razas y condiciones: y hace mucho que ese caldero se derramó para impregnar cada aspecto de la vida y el carácter de la ciudad, desde su gastronomía a su patrimonio arquitectónico, pasando por sus músicas, sus olores y, también, los guiños en las miradas de los cartageneros.

Postal desde Cartagena de Indias en Tu Gran Viaje
© Shutterstock

El ataque del corsario Drake (¡y su botín!)

Cartagena de Indias era uno de los puertos más importantes del Imperio español por su cercanía a Perú, lo que se traducía en constantes rapiñas y tropelías de bucaneros y piratas. De todos los asaltos que sufrió la ciudad, el más célebre fue el del mítico Sir Francis Drake que, en 1586, atacó la ciudad en un asalto que duró seis meses y que dejó tras de sí más de doscientas casas quemadas, la torre de la catedral derruída y las arcas de la ciudad exhaustas. El corsario se retiró con un botín de más de cien mil monedas de oro, las campanas de la ciudad y toda la artillería.

Postal desde Cartagena de Indias. Tu Gran Viaje
© Shutterstock.com

Patrimonio de la Humanidad: ¿Cómo no?

Un desfile inacabable y rotundo de casas de colores vivos, con balcones repletos de flores que son en sí obras maestras de la artesanía -puro forjado español-, iglesias y conventos, fortines y fortalezas, una muralla que la circunda: Cartagena de Indias es, ya lo hemos dicho, un museo arquitectónico al aire libre como, tal vez, no haya otro en todo el continente americano. ¿Sus hitos? El Castillo de San Felipe, situado en el cerro de San Lázaro y que regala unas panorámicas de las que quitan el aliento; edificios religiosos como el Palacio de la Inquisición y la Iglesia Convento de San Pedro de Claver, o cualquiera de las incontables casas palaciegas de intramuros colonizarán, sin duda, tu perfil de Instagram.

Postal desde Cartagena de Indias. Tu Gran Viaje
© Shutterstock.com

Repasa tus fotos en cualquiera de las innumerables terrazas de los pequeños y coquetos restaurantes que se asoman a sus plazas y regálate en ellos un festín de gastronomía típica: una fusión única de sabores españoles, africanos, criollos, franceses, caribeños… Colombianos, en suma. Eso que suena son las cumbias de las bandas de músicos que se pasean entre las mesas; y el repiqueteo de los cascos de los caballos que tiran de las calesas -el modo más típico, sí, pero también el más bello, de pasear por el centro histórico de la ciudad- son la banda sonora perfecta de esta postal desde Cartagena de Indias, desde la que además podrás explorar la reserva marina de las islas del Rosario, la isla de San Andrés –apartada del tiempo, donde sus habitantes hablan creole–, o el archipiélago de San Bernardo, ideal para ser disfrutado en pareja. Pero, tal vez, la escapada cercana más recomendable sea a la volcánica isla de Providencia: un auténtico paraíso -de verdad- de playas vírgenes que son la estampa soñada del Caribe: arena blanca, aguas turquesas, cocoteros… ¿Te parecen buenas estas #MilRazonesParaViajar ya a Cartagena de Indias?

Isla de Providencia. Postal desde Cartagena de Indias. Tu Gran Viaje.
Isla de Providencia. © Shutterstock.com




¡Suscríbete a Tu Gran Viaje!




banner-booking-750b




Comparte Tu Gran ViajeShare on Facebook97Tweet about this on Twitter18Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone
Previous Escapada a Florencia en otoño
Next Norwegian volará a Tel Aviv desde Barcelona

Suggested Posts

Dalí en el Reina Sofía

Tenerife sostenible

Por las medinas de Túnez

Túnez, más que nunca